martes, 23 de febrero de 2016

Regalos baratos para arquitectos. ¿Qué le regalo a un arquitecto por menos de 40 euros?

¿Existen realmente regalos baratos para arquitectos?


La respuesta a esa pregunta es un sí rotundo. Los regalos para arquitectos tienen que ser insólitos, únicos, como lo somos todos nosotros. Pero eso no quiere decir que no sean prácticos, ni baratos ni difíciles de encontrar.

El hecho de que a los arquitectos nos encanten los objetos insólitos nos viene de nuestro período como estudiantes. Había que destacar por la rareza de nuestros proyectos, por la innovación, por la adaptación y por ser los más vistosos. Quizá no era la mejor solución, ni la más económica, ni la más funcional, pero ¡qué pinta tenía en el papel!.

Aún recuerdo como un profesor dejó de dirigir la palabra a un amigo porque en su primer proyecto había puesto una barbacoa, una pista de tenis y una piscina. Que tiempos. Claramente aprendimos la lección, había que ser distintos en cada cosa que hiciéramos.

Por supuesto eso tuvo repercusión inmediata en nuestras personalidades, en nuestros hábitos y en nuestras aficiones... y en nuestros regalos.



Me he propuesto encontrar los regalos para arquitectos que me gustarían que me hiciesen con una condición: que no superen los 40 euros. Vamos con ellos:

viernes, 8 de enero de 2016

Los drones y la arquitectura


Se han puesto de moda los drones, y es una tendencia que cada vez va a más. Su uso que hasta hace poco tiempo era exclusivamente militar se extiende hasta nuestras casas. ¿Podría tener algún uso en un futuro cercano que tuviera que ver con la arquitectura?. Estoy convencido de que así será.

Hace unos meses la todopoderosa Amazon comunicó que estaba dispuesta a entregar sus paquetes con el uso de drones, de tal forma que los podríamos tener en nuestras manos en menos de media hora.

Según la propia Amazon, la mayoría de las entregas que realiza (un 86%) son de paquetes de menos de 2,5 kilogramos por lo que no habría mayor problema desde el punto de vista técnico. La verdad es que a simple vista parece una idea estupenda. Quizá es el momento de que las empresas de reparto se renueven.


viernes, 11 de diciembre de 2015

Fallarás el 100% de las cosas que no intentes...

Mientras saco tiempo para terminar el libro que os he mencionado que estoy leyendo, esta idea me está rondando la cabeza y la voy a convertir en un mensaje/consejo.

Se trata de una cita de Wayne Gretzky:

Fallarás el 100% de las cosas que no intentes.

Y es que se puede decir de muchas maneras, pero lo que es irrefutable es que el miedo no da de comer, no paga facturas y se convierte en un gran obstáculo que se interpone en la vida de todos para avanzar y llegar a conseguir los objetivos que cada uno nos marcamos.



martes, 10 de noviembre de 2015

Esas llamadas (de desconfianza) que me encanta recibir de los clientes.

Zas, en toda la boca!!!

Normativas y más normativas...
Y es que no se me ocurre mejor manera de definir lo que os voy a contar en esta entrada. Os pongo en antecedentes.

Se trata de una licencia que estamos haciendo para un comercio de alimentación. Comprenderéis que no quiera dar demasiados datos. Se ubica en un barrio complicado porque está afectado de una Zona de Protección Acústica Especial, una ZAP, ya son bastantes pistas.

Se trata de normativas muy específicas para las actividades de la Ley de Espectáculos y Actividades Recreativas (LEPAR), y son muy restrictivas. Esta en concreto hace hincapié en dos elementos que la actividad debe poseer, un vestíbulo acústico y plazas de aparcamiento.

El tema de las plazas de aparcamiento no era problema ya que junto con el alquiler del local les correspondían plazas de aparcamiento para cubrir las necesidades de la normativa. El problema viene por el tema del vestíbulo, que sumado a que el local debe ser accesible, supone una pérdida considerable de m2 de superficie de venta en favor de un elemento constructivo que no proporciona ningún beneficio a la actividad.


lunes, 2 de noviembre de 2015

Cada vez más lejos de la arquitectura...

El camino del hombre recto.
Esta es una reflexión que me ronda desde hace tiempo la cabeza. Cuando empecé a pensar en esta entrada quería contar la evolución de mi carrera profesional, pero al final el nuevo rumbo que va tomando, me lleva a pensar que quizá mi carrera como arquitecto no ha tomado un nuevo rumbo, si no que se desvanece o se convierte en otra cosa.

Voy a tratar de hacer una mezcla de ambas en la narración.

He de hacer un inciso y decir que acabé la carrera sin saber "lo que quería ser de mayor", y a día de hoy tengo una idea pero tampoco lo tengo claro del todo aun...

Evidentemente cuando estás inmerso en la carrera piensas que vas a terminar y a dedicarte a ser arquitecto (si me permitís la expresión), eso es lo que te venden, pero claro, depende en la época en la que acabaras. Yo que terminé al final de las vacas gordas, probé las mieles de la profesión, trabajo a espuertas, pero pronto se terminaron. Entonces comenzó el periplo de la búsqueda del trabajo clásico de estudio al que estaba acostumbrado, y dio sus frutos, pero como he dicho la bonanza se había terminado.


Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...