martes, 12 de marzo de 2013

Proyecto de ampliación del Hospital Clínico de Madrid



El hospital clínico de Madrid lleva casi dos décadas en continua rehabilitación debido básicamente a dos factores. Uno de ellos la enorme superficie que ocupa y la cantidad de áreas y dependencias que tiene. La otra es la tremenda cantidad de personal que trabaja en él y los pacientes a los que atienden que evidentemente no entienden de obras si no de tratamientos y soluciones para su salud.



Ambas han sido determinantes en el proceso de rehabilitación de este complejo que fue erigido justo antes del comienzo de la Guerra Civil en 1936, prácticamente demolido por la incidencia de ésta y vuelto a levantar hasta que por fin quedó terminado de nuevo en el año 1949.

Pero las necesidades de la gran urbe lo han hecho quedarse atrás y ser necesarias ciertas implementaciones para su correcto funcionamiento, tanto de usos como de instalaciones. Un ambicioso proyecto que parece que nunca termina y que la complicación más grande con la que se ha topado ha sido el hecho de tener que reubicar las áreas, con sus personales sanitarios, equipos y pacientes en áreas temporales para acceder al núcleo arquitectónico del problema en cuestión.

Pues hoy os traigo, como ejercicio de la escuela, la ampliación que propuse como método alternativo para no tener que usar espacios intermedios, si no espacios nuevos y modernizados. Espacios para laboratorios, salas especializadas, incluso aulas para alumnos de medicina, residencia de estudiantes y demás espacios necesarios para su correcto funcionamiento.

Pieza principal:

La planta sótano se comunica directamente con los laboratorios existentes en el clínico y se iluminan mediante una serie de patios con luz cenital.

En la planta superior se sitúan las aulas, comedor y auditorio. La planta principal se configura en base a una estructura que por repetición modela el proyecto en una pieza eminentemente horizontal, que materializa, tanto la distribución interior de los usos como de sus comunicaciones.

Se superpone a las piezas de formación e investigación las de la cafetería, biblioteca y residencia de investigadores con el mismo sentido compositivo, repitiendo las estructuras hasta completar el programa.

Pieza segunda:

La biblioteca se proyecta en dos plantas, dejando grandes salas de lectura tanto en planta baja como en la planta superior, con su recepción en la planta inferior y su administración de préstamos y depósito.


Pieza tercera:

La residencia de investigadores o estudiantes se resuelve mediante un gran hall al que se llega mediante una alegoría de la estructura que se proyecta en perpendicular hacia la calle de Isaac Peral. La planta baja es para usos de recepción, salón y restaurante, completada con almacenamiento y núcleos de comunicación vertical.





Pues espero que os haya gustado, no os olvidéis de comentar, que también nos gusta saber vuestra opinión, buena o mala, lo que queráis.

Pablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...