viernes, 31 de mayo de 2013

La batalla de precios del Certificado de Eficiencia Energética


El pasado 1 de Junio de 2013 entró en vigor el Real Decreto de Certificación Energética de Edificios Existentes. Mucha gente no lo sabe, pero lo peor es que no le interesa.

Lo que pasa en este país simplemente no tiene nombre, ha vuelto a pasar, y volverá a pasar una y otra vez. No hay cultura del esfuerzo, ni del saber hacer ni del saber admirar a quien lo hace. Por supuesto correspondido en la justa (no en la excesiva) medida que le corresponde.


¿Cuál es el verdadero precio de un Certificado de Eficiencia Energética?


He tenido el placer de asistir a un curso impartido por la Fenercom, la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid. El curso de certificación energética de edificios existentes con la aplicación del programa CE3 ha sido bastante instructivo y me ha ayudado a comprender el tratamiento de los espacios, definición constructiva, operacional y geométrica de los edificios. El tratamiento de sombras, ocupaciones y sistemas de aporte de energía de las edificaciones, para globalmente poder calificarlo tanto en demanda energética como en emisiones de CO2.


Para poder hacer un certificado que se corresponda con la realidad lo primero que hay que hacer es hacer una visita exhaustiva del inmueble a calificar. En ella se tomarán datos de la geometría, de la composición de sus muros, de los huecos, de los vidrios, de los marcos, de edificios colindantes, de obstáculos que arrojen sombra, de instalaciones, de ocupaciones, de horarios de actividad, de equipos, de zonas climáticas... infinidad de datos. Cuantos más datos reales se incorporen más real será el resultado que lance el programa.

¿Y dónde está el fallo entonces?

Lamentablemente, el programa cuenta con una serie de datos que toma por defecto en caso de desconocimiento de alguno de los puntos mencionados. Y es justo aquí donde se pueden obviar, reduciendo considerablemente el número de horas dedicadas a obtener el resultado final. Pero cuidado, estos datos por defecto son para el caso más conservador, es decir, tu casa puede tener una calificación muy inferior a la real si lo haces así.

Y esta sociedad, lejos de conseguir la excelencia, lo que busca no es mejorar la calidad de su trabajo sino conseguir ganar lo mismo por el mínimo esfuerzo. Así que los precios se desploman como consecuencia y la calidad del trabajo también. El verdadero esfuerzo de muchos es pasar horas y horas descubriendo los puntos débiles de las leyes, de los programas y sus características, en lugar de hacer correctamente su trabajo.

¿Cuánto costaría realmente?

Vamos a suponer que trabajamos por horas para poder establecer unos honorarios mínimos. Supongamos que cobramos a 20 euros la hora (honorarios de técnico competente...). La visita nos lleva 2 horas en total, incluyendo transporte y toma de datos de un local comercial de 300 m2. Decidimos meter los datos por planos en la categoría de pequeño y mediano terciario, definiendo todas las características de éste en el programa (por ejemplo en CALENER). Esto nos lleva, si lo hacemos bien, otro par de horas mínimo. 

Tras esto, imprimimos y se lo volvemos a llevar al promotor del local comercial, que es según el Real Decreto quien lo tiene que llevar al registro de su Comunidad Autónoma, esto nos lleva otra hora.

¿Fin?, !de ninguna manera¡

Resulta que el seguro de responsabilidad civil nos ha mandado una carta diciendo que los certificados que quieras asegurar, por tu bien, los tendrás que dar de alta. Es decir, que otros que vienen detrás te van a pedir más dinero cada vez que asegures el certificado, ¿cuánto?, ni idea, pero yo apostaría que de 40 € no baja. ¿No lo quieres asegurar?, bien, entonces te expones a que si te hacen una inspección y encuentran faltas en tu trabajo, leves, graves o muy graves, te expones a pagar cuantiosas sumas de dinero. Pues habrá que repercutir esto en el precio final, por ejemplo... ¿20€ por certificado?

Resultado del certificado: local de 300 m2 = entre 120 € y 140 €.

Campaña comercial

Os dejo un enlace aquí sobre un debate en linkedin acerca de este aspecto. Simplemente lamentable.

Veamos, como lo que hay que hacer es certificar edificios existentes, los técnicos nos vamos a las inmobiliarias, que son las que tienen el grueso del parque de viviendas junto con los bancos, a ofrecerles nuestros servicios. ¿y que nos encontramos?, montañas de ofertas de compañeros sobre sus mesas. Hasta ahí bien, el problema viene cuando el señor de la inmobiliaria dice que el precio lo fijará simplemente el más bajo, todos los demás a la basura, porque al final es el cliente quien lo va a pedir y no va a pagar un euro más del presupuesto más económico. FIN, no se puede argumentar nada más. El cliente no entiende de "tonterías de esas" que para él son como impuestos revolucionarios. España es así, no hay cultura ni educación en general ni mucho menos en particular sobre eficiencia energética. 

Otra opción es que la inmobiliaria se lleve el 50% en comisión del trabajo que tu les haces, reduciendo el trabajo realizado a 6 - 8 euros la hora (eso es un técnico competente), según el ejemplo anterior. Hay que tener en cuenta que todo ese dinero lo necesitan para luego poder financiar al partido político de turno, como vemos en las noticias (así que los gastos de las inmobiliarias y bancos crecen mucho...).

¿Qué nos queda entonces?

Puedes ofrecer los honorarios que creas que son justos, si quieres tener un beneficio con ellos. Te deseo suerte, porque la necesitarás. Puedes prostituir tus honorarios, seguramente incurriendo en gastos. Puedes dedicarte a otra cosa. O podemos exigir a la administración que de la misma manera que ya han puesto los precios de multas (para eso si se dan prisa) y precios de seguros (otros que tampoco dejan pasar el tren), que de una vez pongan unos honorarios mínimos por tipoligía, complejidad y uso del inmueble a calificar.

Ahí lo dejo, espero que se tomen medidas en favor de nuestro colectivo, que creo que ya está bien la broma de jugar con nosotros a merced de los de siempre, que por otra parte nunca pierden. 

Pablo.

Quizá también te interese:

Precios del Certificado de Eficiencia Energética

¿Qué es el Certificado de Eficiencia Energética?

Honorarios mínimos del arquitecto

La losa de la burocracia


6 comentarios:

  1. El otro día comentaba con una profesora que tuve en su momento en instalaciones sobre los precios que dar para estos certificados, me comentó que el mercado esta roto debido a estas competencias y a bajar a mínimos los precios o incluso regalarlos como hacen las inmobiliarias a cambio de que contraten con ello.

    Como dice Pablo te piden el 50%, vale, pues sería justo que se comieran el 50% de la responsabilidad también.

    ¿será quizá un invento de alguien para que otro monte una empresa y se forre? como ya se ha dado el caso...

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes a todos,

    Acabo de leer el artículo, y he querido entender que es posible suscribir un seguro para hacer los certificados de eficiencia energética. Un seguro ¿porqué?. Al final yo creo que es como todo, la gente que es seria y trabaja bien cobra lo que tiene que cobrar, ni más ni menos, lo justo para cubrir gastos y sacar algo de beneficio. Siempre hay gente que cobra más barato y por supuesto, más caro, pero ahí esta nuestra conciencia como consumidores de elegir no sólo en base al precio sino también fijándonos en otras cualidades. Yo, por ejemplo, desde hace un tiempo me he propuesto comprar productos españoles. A veces son un poco más caros pero con esto estoy ayudando a mejorar el comercio nacional (en vez del chino, por ejemplo)y estoy pagando por algo que se que no ha sido elaborado en condiciones inhumanas.
    Con todo esto quiero decir que, hay que tener dignidad y que además por otro lado los consumidores tenemos que favorecer el trabajo de calidad, bien hecho y con profesionales.

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por el comentario. Efectivamente, mejor nos iría a todos si nos auto-incetiváramos. Y me refiero a todos los niveles, desde alimentación, automóviles, materiales, ropa, servicios...

    Pero España tiene dos problemas con eso. El primero es la crisis, no podemos obligar a nadie a comprar productos españoles si con lo que tiene sólo le llega para los chinos. Si tiene hambre comprará espárragos chinos que no valen ni la mitad.

    El segundo es endémico y es el cutrerío generalizado. Me llevo lo más barato independientemente del riesgo que corra (sanitario, alimenticio, de calidad...), porque así ahorro para poder comprarme un Mercedes y enseñarlo a los amigos, como los gitanos.

    ResponderEliminar
  4. Hasta donde yo sabía, o creía saber, Asemas nos cubre los certificados o informes, que no implican responsabilidad de obra, con la cuota mensual general sin nesidad de generar un DRO, específico para ello...
    ¿Y he querido entender aqui que no?
    A nosotros no nos ha llegado ninguna carta del seguro.
    Gracias por la información. Como siempre muy útil, chicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola compañeros! Os voy a dejar la cita textual de lo que me mandó ASEMAS la semana pasada:

      "[...]la póliza de Responsabilidad Civil Profesional que suscribe ASEMAS, sujeto a todos sus términos y condiciones, cubre las responsabilidades derivadas de la emisión por el arquitecto de este certificado, porque conforme al Objeto del Seguro de las Condiciones Particulares, la póliza cubre todas las funciones de carácter técnico para las que, conforme a la legislación vigente, el título de Arquitecto es una titulación habilitante para su ejercicio.

      Si la póliza de Responsabilidad Civil Profesional es individual de Sección B o es Plus para Sociedades, no se precisa cumplimentar cuestionario de declaración de riesgo (DRO/DRS) por esa actividad profesional.

      Si la póliza de Responsabilidad Civil Profesional es la Base, se precisa cumplimentar el cuestionario de declaración de riesgo (DRB) cada vez que el Asegurado realice esta actividad."

      Eliminar
  5. Es imposible que a los precios que se están escuchando se entregue al cliente un trabajo con un mínimo de calidad. A mi que un cliente quiera conseguir un bien o servicio al más bajo coste me parece correcto, y no voy a ser yo quien luego le diga "a ese precio que pagaste que esperabas". El problema es del arquitecto o ingeniero que por el motivo que sea decide vender su trabajo a ese precio. Se nota que estas personas no han pertenecido nunca al colectivo de profesionales liberales y que son unos recién llegados con total desconocimiento del mundo empresarial y del mundo del profesional independiente. Lo van a pagar muy caro cuando en unos meses comiencen las inspecciones. De todos modos los colegios profesionales deberían empezar a actuar ante al grave riesgo de deterioro de la imagen de estas profesiones, y para defender al consumidor ante practicas poco éticas.

    ResponderEliminar

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...