lunes, 30 de septiembre de 2013

¿Quién tiene el dinero?


El dinero ni se crea ni se destruye, sólo cambia de manos. De la misma manera que la energía, en algún lado está, no desaparece sin más.

El mundo contemporáneo cada vez se parece más a los feudos medievales, donde unos pocos tenían todo y todos los demás gozaban de casi nada.

Pero, ¿dónde está el dinero?

Efectivamente, en la antigua Edad Media, las organizaciones sociales, residenciales, económicas y religiosas giraban entorno a los feudos y sus señores feudales. A éstos se les rendía tanto culto casi como a la religión. En ellos residía el poder económico, el político y el militar. Y mientras la gente de a pie mal vivía con lo poco que tenía, estos señores poseían todo a su antojo.

En el mundo de hoy, no existen señores feudales en sí, pero si empresas feudales. Todo gira entorno a la manera de sacar hasta el último céntimo de la población. Las grandes empresas funcionan como máquinas diseñadas con un único objetivo, ser cada día más poderosas. Su límite: tener cada día más. Y lo consiguen, nos sacan lo que quieren y lo seguirán haciendo. Son esas enormes corporaciones: telefónicas, bancos, energéticas, telecomunicaciones, petroleras... las señoras empresas feudales son quienes tienen todo el poder y el dinero. Y a día de hoy, les seguimos rindiendo culto.

Y tras este objetivo no hay control ni límites. Las empresas no pueden ser juzgadas por su mal hacer y éstas a su vez sólo son movidas por la inagotable fuente de codicia de sus directores, gestores, accionistas... Funcionan como si fueran psicópatas cleptómanas a las que nadie les pone coto. Así es el capitalismo. No es que esté en contra del capitalismo, gracias a él vivimos hoy en día todos en el mundo civilizado, pero quizá deberíamos plantearnos si ponerle algún tipo de límite.

Cuando todos los años se publica la lista de las personas más ricas del mundo, vemos atónitos como por ejemplo la suma de sus fortunas equivalen por ejemplo al Producto Interior Bruto de un país.

Yo me hago la siguiente pregunta: Tengo 50.000 millones de euros de fortuna personal, me voy a poner de objetivo tener 60.000 millones el año que viene. ¿Para qué?, ¿qué es lo que vale más de 50.000 millones?, ¿hay algo que no pueda hacer con ese dinero?. Por supuesto ese dinero proviene de todos los que contribuyen a su causa.

Evidentemente no se puede hacer nada contra esto, puesto que somos nosotros mismos quienes lo promocionamos comprando sus productos. Ni se les puede arrebatar lo que han conseguido puesto que es suyo. Pero también me pregunto si no podrían invertir esas enormes cantidades de dinero en emplear a gente o en ayudas para emprendedores o la generación de nuevas empresas o a financiar proyectos. No con la intención de regalar, pero sí de invertir en futuro para los que no pueden ni empezar. 

Sirva esto como una mera reflexión. Opinad libremente.

Pablo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...