jueves, 31 de octubre de 2013

No veo la televisión. Parte 1.

La sociedad está anestesiada con la televisión, probablemente desde hace décadas, o al menos eso me parece. La televisión rige nuestros horarios en el día a día y se lo permitimos. Además: mal de muchos consuelo de tontos. ¿Qué pasa últimamente con los horarios de la televisión?, ¿Por qué se alargan los tiempos de inicio de la programación?.



Como siempre, todo gira entorno al dinero. Las cadenas de televisión necesitan dinero para poder pagar a sus trabajadores y obtener unos beneficios. Así que en función de eso ya puedes escoger una televisión con publicidad en la que no verás nada, o bien una de pago en la que te dejarás los ahorros.

Yo ya he decidido, la televisión la tengo para ver películas en Blu-Ray y nada más. Las noticias las leo en la web.

Recuerdo como hace unos años la programación interesante, esa que venía después de las noticias de la noche, comenzaba entre 21.00 h y 21.30 h, de tal manera que a eso de las 23.00 h podías irte a la cama tranquilamente para poder madrugar e ir a trabajar habiendo descansado lo suficiente. 

Hoy esto no es así, la programación que las cadenas consideran "interesante" rara vez empieza antes de las 22.30 h, de tal manera que si la quieres ver te acuestas a las doce y media o la una tranquilamente. Es decir, si entras a la misma hora que hace unos años, lo haces habiendo descansado menos. Con lo que tu productividad se ve reducida inversamente proporcional a como lo hacen tu sueño e irritabilidad.

Lo malo de esto es que una vez llegas a tu casa, tras haber echado las mismas horas en tu trabajo que hace 10 años, llegas en un estado de hipnosis cerebral en el que instintivamente vuelves a encender la tele. 

Esta vez sin embargo te quedas viendo un bloque de anuncios que te entra hasta el hipotálamo sin controlarlo y vuelta al círculo vicioso de quedarte hasta la una despierto en un duermevela que las cadenas utilizan para imprimirte su publicidad en tu adormilado cerebro mientras tu "intentas" ver lo que te ponen.

Cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero a mí estos señores de la televisión ya no me convencen.

Comentad libremente lo que creáis.

Pablo.


Si queréis saber más: No veo la televisión. Parte 2.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...