lunes, 21 de octubre de 2013

Otra burbuja inmobiliaria. ¿Hacia dónde vamos?

La codicia humana no tiene límites. La codicia mueve almas, genera crisis, conflictos y finalmente guerras. Y España es un campo sembrado para recoger las cosechas de la codicia de los inversores.

No importa que todo un país se venga abajo de nuevo, eso no entra en la mente de "los mercados". Los precios de los inmuebles se han desplomado y los inversores lo saben. Agazapados detrás de sus hojas de cálculo esperan el momento de ver a su presa bajar la guardia y lanzar su ataque para calmar su sed de beneficios.



Probablemente los precios de las viviendas estén llegando a su punto más bajo y esto interesa a quienes se lo pueden permitir. Es una presa muy jugosa, es vulnerable y no parece que nadie vaya a regular su caza.

El problema es que cuando un par de inversores se interesan por un valor los demás tienden a seguirle, no vaya a ser que pierdan el tren y luego lo lamenten. Y así entramos de nuevo en un circulo vicioso que todos sabemos donde acaba. Crea que es el camino que no debemos escoger.

¿No se suponía que íbamos a cambiar el modelo productivo del país?, ¿Qué ha pasado?, ¿Cómo es posible que las empresas que más han subido sus cotizaciones en el Ibex durante los últimos 6 meses hayan sido las constructoras e inmobiliarias?.

Quizá esté mordiendo la mano que me da de comer, al fin y al cabo soy arquitecto, todos los integrantes de Hago lo que Hago lo somos. Pero no creo que volver a meternos en un proceso de construcción desaforada y sin control sea lo más afortunado.

Pablo.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...