miércoles, 6 de noviembre de 2013

Arquitectos (y profesores) estrella.

Esta mañana he visto una imagen que ha colgado un conocido de su recién conseguido título de arquitecto y me han venid ala mente mis años de escuela, y como no, cuando pasa eso de lo que más te acuerdas es de las clases de proyectos, que al final es a lo que más tiempo dedicas a lo largo de la carrera.

¿Recordáis esos auto proclamados estrellas que hacían las veces de nuestros profesores?





No digo que no fueran gente con peso en la profesión, de hecho muchas de sus obras las vivimos (o sufrimos) a diario, pero hay una cosa, el hecho de convertirse en profesores les da el poder y la impunidad para poder humillar al alumno.

He asistido a muchas clases de proyectos en las que el interés por el profesor en lo que se estaba presentando era inversamente proporcional al trabajo del alumno. Derroches de trabajo de una persona que el máximo interés que despertaba se dilataba 5 minutos, y por el contrario, alumnos que venían a dar, literalmente, el parte del tiempo del sitio donde se ubicaba el proyecto y ver al profesor emocionarse hasta la lágrima.

Y cuando no iban a clase

Otro hecho que siempre me llamó la atención es cuando hablabas con algún alumno de la Politécnica de Madrid y presumía de que estaba en la Cátedra de proyectos de un "famosete". Yo siempre respondía a eso preguntado como era la dinámica de dar clase con esa persona. A día de hoy sigo sin saberlo porque nadie de los que presumía de eso había recibido clases directas de esa persona, siempre eran los "ayudantes" quienes la daban.

A esto último añado: un catedrático, que está cobrando por dar clase pero que nunca la ha dado y que ni siquiera está en su despacho sentado, pero que está cobrando por la educación que se supone que imparte, ¿debería seguir llamándose catedrático o habría que darle otro apelativo?.

Ricky.

2 comentarios:

  1. Yo aún me acuerdo una presentación de proyectos de una unidad docente, con presencia de catedrático incluida, en aquella época en que los alumnos íbamos "armados" con las fichas para endosárselas a los tutores que pensábamos que eran mas acordes a nuestros intereses.
    Esta frase mítica de parte de un alumno veterano: "mírale bien, que hasta el año que viene por estas fechas no le verás el pelo por la escuela"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo...pues ese es otro endiosado de turno que se asegura la pensión cobrando del Estado mientras se dedica a otros menesteres que le reportan más beneficios.

      Es otro ejemplo de "sillas calientes", conocéis lo que es?

      Pues esto me lo contó un conocido que hizo una auditoria en una empresa de combustibles española muy conocida y se descubrió que había gente que llegaba por la mañana, dejaba la chaqueta en su silla y se iba a otro trabajo.

      Eliminar

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...