lunes, 18 de noviembre de 2013

¿Merece la pena hacer un concurso de arquitectura?

Ya sabemos como está la situación laboral de muchos compañeros arquitectos como nosotros y todos intentamos buscar una alternativa a quedarnos parados viendo como el tiempo pasa sin que el teléfono suene.

Una de las opciones más comunes es presentarse a concursos, pero ¿merece realmente la pena?. Os damos algunos consejos para que valoréis vosotros mismos su viabilidad.




Presentarse a un concurso o no hacerlo



Antes de presentarte a un concurso tienes que pensártelo con calma, estudiar las ventajas o los inconvenientes que puedan surgir de su desarrollo.

1_Nunca empieces un concurso si tienes algo que perder, hazlo si te lo puedes permitir.

Por una parte, si no tienes ningún encargo puede ser una opción para mantenerte ocupado y demostrar que tienes mucho de lo que sentirte orgulloso, tu trabajo y tu buen hacer. Sin embargo y dependiendo del proyecto en cuestión esto puede llevarte mucho tiempo. Has de considerar si te merece la pena y no tienes nada que perder.

Ten en cuenta que hacer un concurso te absorberá casi todo tu tiempo y mucho dinero. - Espera un momento, ¿dinero? - Sí, tu dinero.

Ten en cuenta que el tiempo es dinero, ese tiempo que dedicas a realizar un concurso es tiempo que no le estás dedicando a hacer campañas de productos, cursos de formación, atender a tus clientes, marketing online... es decir tu trabajo habitual cuando no tienes un encargo profesional.

El alquiler de la oficina, el teléfono, tu seguro, la colegiación... todo esto seguirá viniendo mes a mes aunque no tengas ingresos.

2_La gran competencia

No hay más que pasarse por cualquier sede colegial en cualquier provincia española para comprobar los cientos de láminas que se encuentran expuestas todos los días en sus salas, lo que quiere decir que muchos como tú se lo han planteado antes.

Lo mismo sucede en concursos organizados por otras entidades, es decir vas a encontrarte con una espectacular oferta de propuestas de otros competidores. Y además la gran mayoría (afortunadamente) serán de mucha calidad.



Si finalmente decides presentarte



3_ Haz tu propuesta pensando en el jurado.

El jurado es más importante de lo que pueda parecer, al final será quien decida cuál es la propuesta ganadora. Estudia el perfil de los que van a valorar la propuesta porque tendrás que convencerles de que la mejor es la tuya.

No siempre los jurados están compuestos íntegramente por arquitectos. La gente que lo valore tiene que entender tu trabajo. Muchas veces los arquitectos utilizamos un lenguaje gráfico que entre nosotros entendemos pero que el resto de los mortales desconocen.

 -Hace unos años me presenté a un concurso de una vivienda. Uno de los integrantes del jurado era un antiguo profesor de proyectos que tuve, el otro, el dirigente de la empresa que lo organizaba (un economista) y un tercer miembro que era una figura de la danza.

Lo dí todo en ese concurso, que en principio era sólo de ideas y cuyo primer premio eran 3.000 euros. Cuando salió el fallo del jurado pude contemplar como el ganador había convencido con una propuesta lamentable al jurado, más propia de la "espantajería y la mamarrachez" (como diría Joaquín Reyes haciendo de John Galiano). 

Extrañado por el fallo (más que fallo para mí era toda una equivocación) me puse en contacto con mi profesor para preguntarle cómo habían escogido a ese ganador.

Me contó que mi proyecto era el mejor de todos los presentados, pero que debían decidir por unanimidad un único proyecto. Al final una mayoría de no-arquitectos habían escogido el que mejor les había parecido, que no tenía que ser el mejor desde el punto de vista de la arquitectura.

4_ No pagues por presentarte a un concurso

Encima que le vas a dedicar tu tiempo y tu esfuerzo, con ínfimas posibilidades de victoria, no seas tan estúpido de pagar por ello. Por supuesto teniendo en cuenta el punto 1 (si te lo puedes permitir, adelante). 

La verdad es que los organizadores deberían tener en cuenta el gran esfuerzo que muchos dedicamos para sacar adelante los proyectos, debería ser al revés, acotar el número de vacantes y pagar por ello.

Hay una práctica que se está poniendo de moda últimamente y es cobrar por presentarse a según qué concursos. La gente (y algunas empresas) ven en la necesidad de muchos el negocio de unos pocos. Sacan X beneficios y reparten X/n en premios, todo un cachondeo.

Ésto que en principio pudiera tomarse como una medida disuasoria para evitar que se presenten miles de propuestas en realidad es toda una base para empezar una línea de negocio basada en obtener beneficios por el mero hecho de organizar el concurso en sí. De la misma manera que colocar un radar en un tramo recto de autopista de cuatro carriles "para evitar accidentes".

Si esta u otras medidas similares hubieran abundado en tiempos de gloria (2002 - 2007) habría significado lo primero, sin embargo brotan estos días en casi cualquier concurso como si fueran setas otoñales en el campo, coincidiendo con la máxima afluencia de arquitectos en la presentación de propuestas.

5_ Utiliza tu trabajo como documentación para tu marketing

Si has resultado ganador, has quedado segundo, tercero o bien te han dado un accésit el marketing se hará prácticamente sólo. En caso contrario, tendrás un trabajo que no has de dejar morir en tu disco duro. 

Haz que la gente lo conozca. Monta un blog, crea o actualiza tu página web. Utiliza ese trabajo para mostrar a todos tus clientes potenciales a través de internet lo que eres capaz de hacer.

Igual no has conseguido convencer al jurado pero tu proyecto se puede reutilizar con las ideas que imaginaste en un proyecto similar y puede que a alguien le guste lo que hagas, o incluso en el mejor de los casos puedan ponerse en contacto contigo para hacerlo en otro lugar.

Es decir, presentarse a un concurso no tiene por que significar siempre que has perdido tu tiempo.

No se lo que pensáis, pero espero que con estas pequeñas directrices os haya podido resolver algunas dudas a los que en alguna ocasión os habéis pensado presentar a este arma de doble filo llamada "concursos de arquitectura".

Podéis comentar libremente lo que penséis.

Pablo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...