lunes, 25 de noviembre de 2013

¿Qué fue antes?, ¿el presupuesto de la vivienda o el presupuesto de honorarios?

Muchas veces me he hecho está cuestión. Cuando un cliente te llama para realizar un proyecto de
su vivienda te pregunta ambas cosas, cuánto le va a costar su casa y cuánto le vas a cobrar por hacerla realidad.



Aunque existen muchas maneras de realizar un cálculo de honorarios yo prefiero la que depende directamente del PEM, o lo que es lo mismo, del Presupuesto de Ejecución Material.

El hecho de que lo haga de ésta manera es por una razón muy simple, la mayoría de los gastos que tendremos irán asociados al PEM: los visados colegiales, las declaraciones de riesgo de obra a la aseguradora e incluso de manera indirecta, las horas de nuestro trabajo. Por eso, y como parte de los gastos de la vivienda, nuestros honorarios también se asociarán al PEM.

Pero esto no soluciona el problema de establecer los honorarios, puesto que van ligados a una cantidad de dinero por determinar, en función del proyecto.  No podemos decir lo que van a ser nuestros honorarios si no sabemos lo que va a costar la vivienda

Pero al revés tampoco podemos saberlo. No vamos a trabajar una semana haciendo un anteproyecto y sacando todas las partidas sólo para obtener unos honorarios, para que encima luego no los acepte. 


Entonces, ¿Qué fue antes el huevo o la gallina?

En realidad la respuesta es muy sencilla. El huevo fue antes que la gallina, los dinosaurios ponían huevos en el Jurásico antes de la aparición de la gallina...¿y ésto a qué viene?, pues utilicemos los datos que ya tenemos para poder dar una orientación. Ya se han hecho viviendas similares con calidades similares en emplazamientos parecidos, luego hay una especie de "jurisprudencia" de precios, es decir, ya hay huevos puestos, aunque sea en nidos diferentes.

¿Qué hacemos entonces?

Si nos encontramos ante la situación de que el cliente no ha establecido en líneas generales cuál va a ser la definición exacta de su vivienda tendremos que establecer unos precios orientativos para hacerle saber lo que se va a gastar.

1_ Superficie

Uno de los factores determinantes es la superficie de vivienda y las plantas que quiere tener, respetando en todo momento la normativa urbanística. Éste será el factor más determinante.

2_ Calidades

Podríamos establecer otro baremo con las calidades que se van a emplear en la construcción. No es lo mismo tener una vivienda de bajas calidades que una con calidades altas.

3_ Emplazamiento

El último factor que determina en líneas generales el PEM es la situación del emplazamiento y si la dirección de obra la va a llevar el mismo arquitecto que realizó el proyecto.

No es lo mismo que un arquitecto de Santander realice una dirección de obra en Suances que en Santa Cruz de Tenerife.

4_ Estableciendo un porcentaje

Con todos estos datos podremos hacer un presupuesto de honorarios. Ya he mencionado anteriormente que el porcentaje sobre el PEM de la vivienda que manejamos nosotros se encuentra entre el 6% y el 12% . Con todos estos datos ya se puede saber cuál será el resultado y podremos comunicárselo a nuestro cliente.

La variación depende casi en exclusiva de la complejidad de lo proyectado y de los tiempos que maneje el cliente. Por regla general cuanto antes necesita el encargo más caro suele ser puesto que se necesita destinar más recursos para elaborar lo mismo en menos tiempo.

Podéis añadir libremente lo que queráis.

Pablo.






2 comentarios:

  1. Muy buen aporte. Iba a redactar uno muy semejante, pero es más cómodo difundir el tuyo, y así, alguien más te escucha.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Antonio, seguro que hay mucha gente que también se hace esa pregunta. Así entre todos difundimos conocimientos.

    ResponderEliminar

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...