martes, 10 de diciembre de 2013

La sombra de la arquitectura: ampliación de la escuela de Ontario.

Este largo fin de semana he recordado este proyecto que descubrí hace algunos años y hoy os lo traigo para que lo recordéis si lo conocéis o lo conozcáis el que no lo conozca.


Se trata de la ampliación de la Escuela de Arte y Diseño de Ontario, de unos arquitectos llamados Alsop Architects, afincados en Londres y a quienes dedicaremos alguna entrada más porque hacen cosas realmente interesantes.


La ampliación se planteó ya en el año 2000, pero el proyecto no llegaría hasta el 2002, la obra se terminó de construir en 2004, con un presupuesto, según he averiguado, de 42.5 millones de $. Nada como tener presupuesto generoso, aunque se habla que fue muy ajustado, para lograr dar forma a las ideas.

La Escuela original posee un edificio clásico de ladrillo que data de finales del siglo XIX. Lo novedoso de este proyecto es que para dar forma al mismo se realizaron talleres entre alumnos y profesores para transmitir al estudio como debía ser la nueva ampliación. De las ideas surgidas, cobró fuerza la de esta pieza elevada sobre la escuela existente.

La conexión entre ambas es a través de un núcleo de ascensores y escalera, y una segunda escalera cerrada que emerge del edificio original hasta la cara inferior de la ampliación.



La estructura.


Se trata de un armazón de acero que comprende dos plantas, colocada en altura, sobre el edificio original. Sus dimensiones 84 x 31 x 9 m (largo x ancho x alto).


Se apoya sobre 8 parejas de pilares inclinados que se elevan desde el nivel de la vía pública, donde apoyan en dos puntos, hasta la cara inferior de la caja de acero que es la ampliación, donde apoyan en un solo punto.

Los forjados se realizan con chapa colaborante, lo cual me parece perfecto para este tipo de proyecto y además continua con el compromiso de emplear una única solución para toda la construcción.

Ya en la pieza de la ampliación la estructura interna se triangula en las fachadas y en los encuentros con los pilares, dejando lo más diáfano posible el espacio interior.

Cerramientos.

Para la solución de fachada, aunque en realidad se aplica a toda la envolvente, de nuevo metálica, en este caso paneles de aluminio minionda.

Se trata de una matriz  de cuadrados negros que destacan sobre el resto de la envolvente blanca, todo del mismo material, algunos de éstos se convierten en huecos de diferentes tamaños y formas. Esta matriz se extiende por toda la fachada y el resto de caras de la pieza. Donde no son huecos son simplemente paneles de color negro, mientras que en las fachadas son los huecos que aportan luz y ventilación al interior.

Se emplearon unos paneles metálicos con forma de caja donde se aloja perfectamente el aislamiento, para posteriormente cerrarlo con el acabado final, en este caso también chapa minionda de aluminio.

Interior.


En el interior se mantiene el compromiso, no se oculta la estructura, que queda vista pero protegida convenientemente.


No se ocultan ni estructura ni forjados, además las instalaciones quedan vistas: iluminación, ventilación...solo se ocultan los aseos y las zonas que así lo requieren, no en vano, son aulas.


Conclusión.

El resultado final es una pieza que no deja indiferente a quien la contempla, ya sea por las incógnitas arquitectónicas que plantea a estudiantes y profesionales, yo haré las mías a continuación, sino a cualquier ciudadano que simplemente pase por ahí.


Ahora bien, yo me planteo la siguiente pregunta, desde el momento en que conocí este proyecto me vino a la mente la imagen de Archigram que os pongo a la derecha.


¿No os parece que es el genuino proyecto parásito?

En la escuela siempre me enseñaron que, en general, había dos tipos de proyectos, el que emergía del propio sitio y quedaba completamente relacionado a él y por otro lado es llamado parásito, que era indiferente su ubicación, podía estar en cualquier sitio.

Personalmente opino que esta segunda opción tiene muchas más ventajas que la primera, ya que da como resultado piezas cuyos proyectos son aprovechables en más de una vez, y por lo tanto ahorra en costes, Este es un pensamiento puramente profesional, ya que si en la escuela haces este planteamiento te crujen pero bien.

¿que opináis? ¿proyecto relacionado con el terreno o proyecto parásito?

Ricky.
Arquitecto y Pensador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...