martes, 17 de diciembre de 2013

Valdebebas, el último despropósito del urbanismo.

Hoy iba a una visita con Pablo, me preguntaba dónde estaba Valdebebas exactamente, y casualmente he pasado últimamente por allí, luego he podido responderle afinando mucho.

Total, que hemos empezado a hablar del tema y le he contado todo lo que sabía.


Por suerte hace unos años colaboraba con un estudio de Paisajismo: dehesadelajara.com y tuvimos a bien participar en un concurso para el parque forestal del Valdebebas. El parque forestal objeto del concurso tenía la misma superficie que la que se destinaba a viviendas.


Había que hacer una propuesta para darle un poco de sentido y usos a toda esa gran superficie de verde, se intervenía en una zona, ya que el resto se dejaba tal y como estaba.


Ahora bien, ¿por qué digo eso de: el último despropósito del urbanismo? Pues por varias razones.

La primera de ellas es que NO APRENDEMOS DE LOS ERRORES. No es la primera ampliación de ciudad que se acomete en Madrid, tenemos los ejemplos vivientes de los PAUs, que es una manera de hacer ciudad tan válida como otra, pero que está completamente desproporcionada y fuera de escala.

Las vías son demasiado anchas, tanto en aceras como calzada, para las alturas de los bloques de los edificios que allí se erigen, es decir, esos viales, con esos anchos, podrían perfectamente soportar edificios de 20 plantas y ser un vial todavía de un ancho más que generoso.

Las calles son eriales, por las que aunque paseen 300 personas no se va anotar que hacen bulto.

En segundo lugar, y ya en el ejemplo concreto de Valdebebas. Se ha invertido muchísimo dinero en los suelos, las zonas verdes entre los edificios, en palabras de un chico con el que colaboré en el mencionado concurso y que había trabajado en el proyecto urbano: "es tremendo, se han gastado dinero en introducir vegetación que no parece que vaya a sobrevivir en este clima".

Y por cosas como estas digo que no se aprende, de los PAUs se podían haber obtenido unas conclusiones para tratar de hacer más acogedora la ciudad, y que cuando camines no tengas la sensación de ser el único que camina por esas calles.

Yo que resido en un PAU, os puedo asegurar que por más que trates de cruzarte con otro peatón, puedes pasar a metros de distancia y aun sobrar acera.

Y vosotros, ¿vivís en un PAU? ¿os une alguna experiencia a este tipo de ciudad?

Ricky.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...