jueves, 2 de enero de 2014

La ópera, última víctima de Calatrava.

Si hace unas semanas publicábamos una entrada sobre los desperfectos aparecidos en el proyecto de Carabanchel de Thom Mayne , este fin de se semana saltaba la noticia de que es esta vez la propia cultura, la que se ve afectada por la (in)competencia derivada del hacer en un proyecto.

Foto de ELMUNDO.

En este caso es la ópera la que paga los platos rotos, quedando suspendida una pieza por motivos de desperfectos aparecidos en el Palau de les Arts de Valencia. 

Resulta que el pasado jueves se desprendió parte del recubrimiento de la cubierta, y como es lógico, este hecho compromete la integridad de los asistentes, y por ende, el de el resto de ciudadanos que decide visitar el edificio.

Investigando un poco, he encontrado que el presupuesto del edificio fue de 478 millones de Euros, de los cuales el arquitecto Santiago Calatrava, se embolsó 44 millones.


¿Y ahora qué?

El edificio fue inaugurado en 2005, por lo tanto estamos dentro de los 10 años de responsabilidad según la legislación vigente. Por lo que el cliente, en este caso el Gobierno Valenciano, debería ejercer su derecho de reclamación sobre el arquitecto y la constructora, a fin de que el seguro de esas partes se haga responsable de las reparaciones necesarias para devolver al edificio su "esplendor" y hacerlo de nuevo seguro.


No es la primera vez.

Año aciago para Calatrava el pasado 2013, ya ha recibido varias reclamaciones y condenas por desperfectos aparecidos en sus obras.


Palacio de Congresos de Oviedo.
Un ejemplo de ello es el Palacio de Exposiciones y Congresos de Oviedo, donde ha sido condenado a pagar más de 10 millones de euros (de los cuales sólo pagará 3,27 millones debido a impagos de honorarios) a la promotora, ya que el proyecto contemplaba una cubierta móvil que finalmente ha quedado fija por motivos técnicos.





En Madrid también lo sufrimos.

Obelisco Plaza de Castilla. Madrid.
El "regalo" envenenado, que el arquitecto "regaló" a Madrid, el monolito de Plaza de Castilla , que nadie sabe lo que costó realmente (se habla de 6 millones), y que solamente ocasiona gastos al Ayuntamiento en reparaciones y mantenimiento, inicialmente se proyectó para que girara pero debido al elevado coste que el movimiento ocasiona, ha quedado relevado a ser un obelisco inmóvil cuya única misión es amenizar los atascos y estropear la perspectiva del final del Paseo de la Castellana.

¿Qué está pasando?

Está claro que estos problemas le pueden pasar a cualquiera, yo mismo he tenido que lidiar con problemas derivados del empleo de nuevos materiales en proyecto porque algunas veces no sabes como se van a comportar realmente.

Pero ¿por qué siempre el mismo? En mi opinión se pretende abarcar más de lo que se puede, y se está jugando a ser lo que no se es.


Ricky.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...