miércoles, 8 de enero de 2014

Las bellas artes en el proyecto de arquitectura

Todos conocemos las Bellas Artes que fueron catalogadas ya en las diferentes épocas clásicas de la humanidad. Surgen como una necesidad del ser humano de expresarse, una forma de comunicarse e incluso un fenómeno social. 

Las Bellas Artes fueron 6; la Arquitectura, la Danza, la Escultura, la Música, la Pintura y la Literatura. Durante el siglo XX se le añadió la Cinematografía.

Son consideradas estas siete como las artes asociadas a los sentidos mayores, la vista y el oído, aunque existen otras asociadas a los sentidos menores como la gastronomía, la perfumería o la cariciería (aunque suene extraño existe).

Pero veamos como afectan estas artes al proyecto de arquitectura:

La Música


A la hora de proyectar la música juega un papel fundamental. Para mi resulta imprescindible escuchar música mientras dibujo, parece que las conexiones neuronales internas funcionan a marchas aceleradas cuando se excitan ciertas partes del cerebro. Incluso el tipo de música que se escucha puede hacer que un proyecto salga de una forma u otra, como si hubiera un hilo que uniera el oído con la mano y lo condujera a su ritmo.

No es lo mismo escuchar a Bach que a David Guetta y tu mano te lo hace saber cuando intentas representar lo que te sugiere lo que escuchas.

En la siguiente fase del proyecto, cuando ya sólo queda dibujar y no hay nada que pensar lo mejor es ponerse lo más movido que tengas a mano, porque serás una máquina dibujando y necesitarás combustible rítmico acelerado, lo tengo comprobado.

La Escultura


A menudo pasa desapercibida la escultura como una disciplina a tener en cuenta en el proyecto de arquitectura pero no debía ser así. Hacer una buena maqueta o un buen modelado en 3D es la mejor manera de ver lo que se tiene en la cabeza como concepto. Hay que dar volumen a las ideas y sin maqueta o sin modelo no se puede ver, esa es sin duda una manera de esculpir el proyecto.

La Pintura


Ni que decir tiene que si no sabes dibujar tus proyectos carecerán de lo más importante. De nada te vale tener las mejores ideas si eres incapaz de plasmarlas. El lápiz es tu compañero inseparable, es tu herramienta para mostrar al resto lo que eres capaz de hacer, es el nexo entre tu cabeza, tu cliente y tu obra. Puede ser un lápiz, un pincel, una tableta gráfica, una brocha o un rotulador, pero sin la pintura no podrás comunicarte como arquitecto.

La Literatura


Hay que saber contar un proyecto. Siempre he escuchado que la mejor manera de contar un proyecto es con unos buenos planos o con una buena maqueta. Sí, es cierto, pero sólo si eres arquitecto. Los que nos dedicamos a ésto sabemos que lo que hacemos tienden a entenderlo sólo nuestros colegas de profesión, si enseñamos nuestro trabajo a un familiar o amigo no entienden lo que ven.

Lo mismo pasa a veces con los miembros de un jurado, con un cliente o con una administración. No tienen porque estar familiarizados con planos, hay que hablarles en un lenguaje que entiendan y para ello tenemos la palabra y la escritura, que es fundamental aunque muchos arquitectos renieguen de ella. 

Cuando se ven los textos de las láminas de los concursos (algo en lo que poca gente repara) a menudo son incoherentes, inconexos y llenos de memeces que ni se entienden ni se comparten. Son una masa de gris sobre un fondo blanco que rellena una lámina que parecía un poco vacía.

Como decía "V", - "Las palabras, [...] cuando se escuchan, enuncian la verdad" -. Utilizadlas adecuadamente.

La Danza


¿Quién dice que no bailamos haciendo arquitectura?. La verdad es que cuando entras en la dinámica de hacer un proyecto te harán bailar hasta que acabe la obra. Tu cliente te pedirá cosas imposibles el día de antes de imprimir el proyecto básico, tu colegio te dirá que te faltan "nosecuantos" papeles, certificados, planes... , el ayuntamiento de turno te cambiará de disco y te pillará a contrapié... y estarás dando vueltas sobre los planos hasta que acabe la música. 

La Cinematografía 


Cuando hayas pasado por todos los pasos anteriores con éxito habrás culminado una obra "de cine", así que ya podrás contar tu película a tus nietos. Habrás sido director, actor de reparto, protagonista, guionista y productor, así que sí, incluso el cine tiene que ver con la arquitectura.

Pablo.









  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...