miércoles, 26 de febrero de 2014

Alimentando la mala fama de la profesión de arquitecto.

Al igual que la de ayer una entrada muy rápida, pero esta vez no motivada por una problemática continua como es cobrar o no cobrar , sino porque me acaban de contar un caso escandaloso, que lejos de ser la realidad que se vivía antes, no hace sino desorientar al cliente y dar mala fama a la profesión.

Un conocido ha visitado la casa de una actriz famosa de este país, bien, pues resulta que, a través de otro amigo también actor, le recomendaron un arquitecto para que les hiciera la reforma de su unifamiliar. El conjunto eran varias actuaciones, desde la construcción de una piscina hasta el cerramiento de un porche y una pequeña ampliación de una zona.

Resulta que les cobró un total de 60.000 €, repito, 60.000 €. Que lo puede valer, el mercado es libre y cada uno establece lo que vale su trabajo, eso sí, hay que justificarlo digo yo.

Pues a día de hoy han tenido que solicitar los servicios de este técnico conocido para legalizar las obras, y cuando le han solicitado el proyecto al arquitecto, éste, lo único que les ha proporcionado son 4 planos, repito, toda la documentación que había elaborado eran 4 planos, ni memoria, ni justificación de normativa ni nada de nada.




Este es un claro ejemplo de como algunos arquitectos siguen viviendo una realidad pasada, antes todo valía, se la querías clavar a alguien y generalmente se conseguía, hoy en día toca lucharlo todo una y otra vez, y encima tenemos que lidiar con la herencia que nos han dejado sinvergüenzas como este.

Ahora, una cosa os digo, para mi tanta culpa tiene el que pide ese dinero y no queda justificado con su trabajo, como el que encarga y, o no hace un seguimiento o no sabe lo que compra o yo que se...

Ricky.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...