lunes, 24 de febrero de 2014

Arquitectura. ¿Libre competencia o competencia desleal?

Hoy quería haber escrito acerca de los precios de hacer una ITE. Mi intención era haber comparado precios de compañeros arquitectos, arquitectos técnicos e incluso empresas constructoras, para que quien no entiende mucho del tema pudiera hacerse una idea más próxima del servicio que va a contratar... pero, ¿qué me he encontrado?. 

Pues me he encontrado (otra vez) un escenario desolador en el que no hay nada regulado, un mar rojo de competencia que el futuro cliente no entiende y que al final, viéndose en la necesidad de contratar, sólo puede decidir a través del precio.


En realidad no sucede sólo con las inspecciones técnicas de edificios. Certificados de eficiencia energética, tasaciones, peritaciones, dictámenes, informes periciales.. por no hablar de proyectos de rehabilitación, obra nueva, reforma... todos estos servicios se ven afectados.

¿De verdad esto es libre competencia?

La libre competencia en sí misma debería regular el mercado de precios en función de la oferta y la demanda. El problema es que esto no es un libre mercado, es una lucha sin cuartel en la arena del Coliseo. 

La libre competencia surge espontáneamente en las economías de libre mercado por medio de personas o empresas que venden sus productos o servicios. Esos productos o servicios tienen unos precios que han sido ajustados por el productor o el prestador del servicio y ese precio aumenta o disminuye en función de la oferta y la demanda.

Sin embargo una de las características del mercado libre es que el gobierno no puede interceder en la libre elección de precios, pero sí puede hacerlo cuando se violen contratos y acuerdos. También intercederá para castigar robos y fraudes, así como el daño a las personas, a sus bienes o intereses. Esa sería la segunda característica sobre el rol del gobierno en el libre mercado. 

La competencia desleal

Cuando reviso los precios de las ITE, los certificados de eficiencia energética y demás trabajos que se encuentran por internet no puedo más que llevarme las manos a la cabeza. Hay ciertos precios de los que yo no puedo bajar porque incurriría en gastos, ¿cómo lo hacen los demás entonces?. Lo voy a decir alto y claro: defraudando. Pero no insultaré gratuitamente, voy a poner un ejemplo claro que además conozco de primera mano:

Una persona, cuya titulación es la siguiente: "máster en arquitectura de interiores" (máster de 3 meses todo sea dicho), se gana la vida haciendo certificados de eficiencia energética. Por supuesto esta persona no los firma, porque no puede, lo hace un arquitecto en su lugar. Esta persona se pasa el día en el coche de acá para allá, tomando los 4 datos que le ha dicho "su jefe" para luego irse a su casa a hacerlos con el programa que es de libre descarga del Ministerio de Industria. Y eso cuando va, en ocasiones llama al propietario y listo. -Muy bien, muy profesional-.

La cuestión es que cobra una miseria por hacer el CEE, el resto se lo lleva su mentor, que por supuesto tampoco le ha dado de alta en nada puesto que no podría justificar su puesto de trabajo. El resto del precio se lo lleva "el mentor".

Así, el arquitecto no hace nada, sólo ingresa y no tiene más gastos que pagar al ejecutor del trabajo. Por supuesto el precio es ridículo. Según esta persona puede hacer entre 10 y 20 a la semana, lo que le da para vivir (por supuesto ilegalmente y sin declarar nada).

¿Es, o no es ésto competencia desleal?, ¿es, o no es un fraude?, ¿cómo se puede competir contra ésto?.

Aquí es donde creo que el gobierno sí debería limitar responsabilidades, calidad, honorarios, intereses del comprador, seguridad del comprador... Crear un mercado mixto y no libre.

No puede haber un libre mercado de algo que no es libre, como lo es un Certificado de Eficiencia Energética, una Inspección Técnica de Edificios o cualquier otro documento que viene impuesto por la administración. 

Cuando compras un televisor, haces un viaje, o te cortas el pelo, nadie te obliga, libremente escoges en función de unos criterios (precio, diseño, calidad, tiempo, necesidades...), si no te gusta el producto o no se adecua en tiempo o en precio no lo compras o compras otro que sí lo haga. 

Pero si te obligan no vas a reparar en la calidad de un documento, el tiempo que han tardado en hacerlo o la experiencia de quien te lo haga, lo único que vas a ver es el precio.

Otra cosa distinta es que alguien quiera, lo repito: quiera, hacerse una vivienda o rehabilitarla, o construir unas oficinas... nadie le obliga, lo hace porque quiere. Libremente escogerá a quien decida con los criterios que le parezca conveniente (por ejemplo el precio).

Precio o calidad

Insisto como lo he hecho anteriormente, en Alemania lo tienen muy claro: los precios de estos trabajos están regulados por ley. La única manera de competir entre técnicos es a través de la calidad y no del desplome (fraudulento) de los precios.

¿Qué podemos hacer?, ¿trabajamos todos en negro para poder competir? ¿denunciamos estas prácticas?, ¿exigimos al gobierno una regulación?, ¿exigimos a los colegios profesionales?...

Pablo.












1 comentario:

  1. HOLA PABLO, HUBO UNA ÉPOCA QUE LOS COLEGIOS PROFESIONALES TENÍAN UNAS TARIFAS MÍNIMAS DE HONORARIOS, A MI JUICIO ALGUNAS VECES DESORBITADAS, QUE LOS CLIENTES NO TENÍAN MAS REMEDIO QUE PASAR POR EL ARO Y QUE AL TÉCNICO LE VENIA MUY BIEN PORQUE SE LES DECÍA QUE ERAN TARIFAS DE COLEGIO Y NO SE PODÍA COBRAR MENOS, FUESE MUY BUENO, BUENO O REGULAR EL TRABAJO A COBRAR, PERO SI QUERÍAN OBTENER UNA LICENCIA DE OBRAS U OTRA LICENCIA TENÍAN QUE PRESENTAR UN PROYECTO Y UNAS DIRECCIONES DE OBRA, Y QUE A NIVEL DE PUEBLO LES LLAMAN LOS PAPELES.
    LA ACTUALIDAD ES QUE HEMOS PASADO DE ESTAR TODO CONTROLADO A ESTAR TODO DESCONTROLADO, DE HABER TARIFAS MÍNIMAS OBLIGATORIAS A NO HABER NI MÍNIMOS OBLIGADOS A COBRAR UN PRECIO DIGNO POR UN TRABAJO TÉCNICO Y QUE AL SER OBLIGATORIO DA IGUAL LO QUE SEA CON TAL DE QUE LLEVE UNA FIRMA.
    AL PRINCIPIO DE LA LIBRE COMPETENCIA EN ESTE MERCADO QUE DICEN LIBRE, PENSÁBAMOS YO POR LO MENOS, QUE LOS PROFESIONALES MAS CAPACITADOS O QUE MEJOR REALIZAN SU TRABAJO IBAN A TENER MAS OPORTUNIDADES Y ME HE DADO CUENTA EN ESTOS AÑOS QUE LO QUE MENOS IMPORTA ES TRABAJO O EL PRODUCTO FINAL, SI NO QUE ES EL PRECIO Y CUMPLIR CON EL TRAMITE PREVISTO.
    POR TANTO HASTA QUE NO PRIME MAS LA CALIDAD Y SE REGULE DE ALGUNA MANERA EL INTRUSISMO Y EL MERCADEO EXISTENTE CON ALGUNA REGULACIÓN ESTATAL Y CORPORATIVA , ESTO SEGUIRÁ SIENDO COMO SE DICE VULGARMENTE UNA MERIENDA DE MANDRILES, MONOS Y CHIMPACES.

    ResponderEliminar

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...