jueves, 13 de febrero de 2014

Copiar arquitectura no es malo

Pero cuidado que no digo ni plagiar ni calcar. Me refiero a interpretar lo que otros han hecho para entender como lo han hecho y por qué.

Desde siempre se ha copiado la arquitectura como se ha copiado la música, la escultura o la pintura. De hecho se marcan movimientos y tendencias por el mero hecho de copiar.

A la arquitectura le sucede lo mismo. Los antiguos templos clásicos romanos fueron copia de los griegos, las catedrales románicas precedieron a las góticas pero éstas conservaban elementos de las primeras. Copiar es aprender, es aprender a utilizar las soluciones de otros para poder dar solución a tus problemas del presente.





El hecho es que no todos los arquitectos son Da Vincis y no somos capaces de innovar sistemáticamente en cada problema que nos surge, ni espacial, ni constructivo, ni programático.

Evidentemente también hay que innovar. La sociedad cambia y con ellas sus necesidades, así que no sólo hay que copiar, hay que entender esos cambios para poder copiar interpretando e implementando nuevas soluciones.

De la misma manera que a principios del siglo XX el urbanismo dio un giro sorprendente con el invento del automóvil y toda la arquitectura tuvo que reinventarse para ser útil, la sociedad nos sorprende cada día con nuevos aspectos que los arquitectos tenemos que dar solución. Pero sería de necios empezarla de cero sin usar el saber aprendido hasta hoy.

No me voy a extender más, sólo quería compartir esto con algunos colegas de profesión que se resignan a empaparse de los grandes para aplicarlo en sus proyectos.

Pablo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...