jueves, 22 de mayo de 2014

¿Y si un cliente hace lo que quiere?

Esta semana estoy teniendo bastante lío con un cliente.

Resulta que bajo su cuenta y riesgo ha realizado ciertas actuaciones en un edificio de su propiedad…lo típico, coges un local para montar algo, luego coges una planta y otra y otra…y al final tienes un edificio entero a la que le has ido añadiendo de todo.

En todas estas actuaciones se han hecho obras de reestructuración que han afectado a la estructura del mismo.



Pero antes un pequeño inciso…

En paralelo debo decir que el Ayuntamiento de Madrid ha creado un arma de doble filo que en malas manos puede ser muy peligrosa, ¿cuál es? La declaración responsable (DR). Completaré diciendo que se trata de una transposición de la ley 9/2001 de la Comunidad de Madrid.

Mediante esta figura, creada a mí entender para descargar de la avalancha de solicitudes de licencia que recibe el Ayuntamiento, permite realizar actuaciones desde el momento de la presentación de la DR en registro. Ya no hay que esperar meses a la contestación administrativa de la solicitud, sino que las obras se pueden iniciar inmediatamente.

Una ventaja que tiene la DR es que quien asume la responsabilidad de la actuación que se solicita es el firmante, y no tiene por qué ser un técnico, puede ser el propio cliente.

Esto es genial, ya que llegado el momento no te pueden reclamar responsabilidades por un tema que no has firmado, que como mucho has asesorado.

¿Y por qué es peligrosa?

Pues porque amparado en la impunidad que confiere esta figura, la gente se está liando a hacer actuaciones que no debería. Piden una licencia para una actuación y luego realizan otra, total, no se va a realizar visita a menos que haya una denuncia.

Volviendo al tema del cliente, no quiero dar muchos datos, pero resulta que se han hecho ciertas actuaciones que pueden menoscabar la estructura del edificio, con el consiguiente desastre que se puede ocasionar.

El caso es que continuamente nos ha estado preguntando sobre el tema, pero en ningún momento ha hecho caso de los consejos que hemos ido dando. Y ahora se está planteando si puede pasar algo, a unas horas de someter la estructura a una sobrecarga que sinceramente ni idea que puede pasar.

Colapso pilar de hormigón a compresión
Yo continuamente me planteo que pensará la gente cuando hace cosas – y lo voy a decir claramente – que no tiene ni idea, repito NI IDEA. De estos propósitos de la gente de saber, de hacer estoy convencido que es de donde surgieron las legalizaciones.

Cuando alguien realiza algo al margen de la normativa y le pillan es cuando vienen los problemas y tiene que recurrir a los servicios de un técnico que le saque las castañas del fuego, y que legalice lo que otrora debía haber hecho desde el principio con arreglo a la ley.

Al final siempre se llega a lo mismo, al hecho de que a la gente parece que le gusta vivir al margen de la ley, pero esto es en todos los ámbitos, desde el que se cierra el ático hasta el que cree que lo del IRPF es para los demás y no es para él.

Y poco más que contaros, si sale en las noticias os cuento la historia completa con más detalles, total yo no tengo nada que perder, no firmé la DR…


Ricky.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...