domingo, 28 de septiembre de 2014

10 formas de ganar dinero como arquitecto autónomo

Ganar dinero como arquitecto autónomo y vivir de la arquitectura no es tarea fácil, de todas formas no quiere decir que no se pueda hacer, te voy a dar algunas pautas que puedes seguir para mejorar tu negocio y eso significa hacer más dinero con él.


Un arquitecto es responsable de tomar miles de decisiones críticas a lo largo de un proyecto para terminarlo en tiempo, en coste y en los requerimientos que el cliente haya dispuesto antes de comenzarlo. 

Además el arquitecto dedica mucho tiempo y esfuerzo en desarrollar la idea que hará que luego el proyecto se ajuste exactamente a todas las necesidades para las que se plantea el proyecto: de volumen y superficie, de seguridad, de higiene, de accesibilidad, de normativas... muchos aspectos diferentes de la edificación que se tienen que cumplir al mismo tiempo para hacer de una idea un proyecto perfecto y único al mismo tiempo.





Para ello los arquitectos dedicamos muchas horas "en la sombra" que se plasman sobre cientos de dibujos en papel que al final el cliente nunca ve y que en realidad son la base del proyecto de arquitectura de cualquier edificación. Así es la profesión de arquitecto, pocos saben cuánto cuesta el trabajo del arquitecto, pero ahora veamos, además de cobrar por el proyecto de arquitectura podemos cobrar por otros aspectos que a menudo son olvidados. ¿Cuáles son esas 10 maneras de ganar dinero como arquitecto autónomo?.

Voy a recorrerlas de la 10 a la 1 en función de lo que más puede influir en los ingresos:

10. Ofrece servicios adicionales al cliente


Como parte del proyecto de arquitectura se pueden complementar ciertos servicios que pueden servir a nuestro cliente. Tendrás que ofrecerlos y hacerle saber al cliente que como esfuerzo y dedicación tuyos tendrán que ser remunerados. ¿De qué servicios estoy hablando?;

  • Realizar planos de la edificación existente antes de comenzar un proyecto, hay mucha gente que no tiene planos de su vivienda/finca/trastero/almacén... y que los va a necesitar para hacer un proyecto más tarde (aprovecha y dile que tú mismo lo puedes hacer).

  • Servicios de investigación de antecedentes de la edificación. Muchas veces nos encontraremos que para hacer un proyecto necesitamos saber qué antecedentes pesan sobre esa vivienda o local que el cliente quiere reformar. Como arquitecto puedes realizar una consulta urbanística, tener una reunión con el técnico del ayuntamiento y hacer un estudio sobre qué se puede hacer y que no, estudiar la normativa de aplicación y explicar al cliente exactamente cuál es el límite de lo que puede construir.

  • Diseño de interiores. ¿Quién dice que un arquitecto no puede hacer un buen diseño aunque sólo sea con mobiliario?, a ver quien va a saber más que tú hacer unos buenos planos de distribución interior, maximizar el espacio o proponer alternativas de decoración. Tienes que estar al día de buenas soluciones para interiores y saber exponerlas al futuro cliente, por supuesto también puedes ayudarle con la compra y la entrega de esos productos (que bien puede ser otro servicio).

  • Modelado y renderizado. Sin duda esto que utilizamos como un extra en los proyectos y que todo el mundo da por hecho cuando te piden un proyecto no tiene que ser absolutamente necesario siempre, puedes cobrarlos por separado. Por supuesto puede que el encargo en sí sea el modelado y una buena infografía, sabes que puedes hacerlo, pues véndelo como servicio extra o como servicio en sí mismo.

  • Cobra el anteproyecto del edificio siempre. No tengo que decirte lo que cuesta hacer un anteproyecto, probablemente aquí se tomen muchas decisiones cruciales que definirán el proyecto al final. Hay muy mala práctica por parte de quienes los encargan de hacerte trabajar una semana entera de dedicación exclusiva para luego decirte que en realidad no quieren/pueden y dejarte tirado en la estacada. Este trabajo se cobra, punto, no hay más que discutir.   




9. Servicios de construcción


Cuando digo servicios de construcción me refiero a direcciones de obra, pero no como parte de la misión completa de la edificación, me refiero a asesores de construcción. En muchas ocasiones hay reformas que no requieren de proyecto de arquitectura pero que son complejas porque tienen mucha superficie o intervienen muchos oficios al mismo tiempo.

Un ejemplo clásico es la rehabilitación integral de una vivienda. Hay que tirar tabiques, picar forjados, tener cuidado con los muros medianeros, tener criterio para escoger materiales, aislantes, soluciones técnicas... Aquí puedes hacer de asesor de obra perfectamente.

En estos casos también puedes ayudar a tu cliente en cuanto al desarrollo del presupuesto y de los tiempos en función a la constructora que lo vaya a hacer y a aclararle todos los conceptos, todas las partidas que se van a aplicar para llevar un control sobre los costes de la reforma de la vivienda. Por supuesto puedes hacer de enlace entra la constructora y el cliente para que éste sólo tenga que hablar contigo, tu sabes más que nadie de esto así que, ¿por qué no vas a a poder hacerlo?.



8. La selección de las calidades


Como consecuencia del punto anterior, si vas a gestionar los trabajos de una obra, qué duda cabe que la selección de materiales y calidades, aun no existiendo proyecto, puede ser clave para que un cliente quede satisfecho.

Propón alternativas, acompaña a tu cliente a las tiendas con exposiciones de materiales, asesórale, enséñale cuáles son mejores, cuáles son muy caros, haz un estudio de costes para abaratar el gasto de tu cliente. En definitiva, ayúdale a escoger lo mejor para él. ¿Por qué no cobrar por estos servicios?, implícate en la obra.



7. Compra y distribuye tu los materiales a la obra


Todos nos hemos visto envueltos en alguna obra en nuestra casa en algún momento y todos sabemos que los albañiles que vienen a hacernos nuestro nuevo flamante baño nos dicen que podemos aportar nosotros el material a colocar. No es ningún problema esto, es una gran ventaja.

Continuemos con el ejemplo anterior. Como profesionales que somos de la arquitectura en la mayoría de las empresas distribuidoras de materiales nos harán una buena rebaja al comprar materiales, podemos perfectamente trasladarle esa rebaja a nuestro cliente que seguro que nos lo agradecerá si le hemos cobrado por el servicio de ir nosotros a por el material o no cobrar por ese servicio pero reducir la rebaja y obtener beneficios de ello.

Aprovéchalo, al fin y al cabo es un buen servicio.



6. Cobra por todos los documentos que sean necesarios en el proyecto


Es un error muy común no incluir en los honorarios todos los costes derivados de hacer un proyecto, sobretodo para los arquitectos que acaban de comenzar su andadura en el mundo de la arquitectura.

Estoy hablando de la documentación relativa al proyecto, un proyecto está compuesto por múltiples documentos que no tienen que ver con los planos en sí como el estudio de seguridad y salud, el libro del edificio, el certificado de eficiencia energética, el estudio de gestión de residuos...

Todos ellos son necesarios para obtener el certificado final de obra de la edificación y normalmente no se cobran... ¿por qué no?, mucha gente entiende que son parte del proyecto y que el arquitecto tiene que elaborarlos, bueno esto no es así, no tiene por que ser el arquitecto quien los redacte y de hecho en los colegios de arquitectos se visan muchas veces como documentos aparte. 

Hazle saber a tu cliente que son trabajos extra del arquitecto y cobra por ellos también, no curres en balde por nada porque te digo que como no lo hayas contemplado antes te vas a llevar un disgusto cuando tengas que redactarlos.



5. Impresiones, reuniones, ploteado...


Aquí tendrás que ir con cuidado, no le digas directamente a tu cliente que no le entregas el proyecto hasta que no te pague el cartucho del plotter. Por supuesto esto es un gasto, como lo es también dejar tu puesto de trabajo para ir a una reunión en una comunidad de vecinos que te requieren, dejar de producir te cuesta dinero.

Tendrás que estudiar bien todos estos aspectos para luego repercutirlos en tus honorarios proporcionalmente,. Claro está que no podrás prever todo lo que vaya a suceder durante el proyecto o la obra pero como te podrás imaginar todo esto va a suceder, cuenta con ello y no pierdas dinero en el intento, mira algunos de nuestros consejos para empezar de arquitecto autónomo.





4. Quita grasa de tu tiempo



¿Qué significa esto?. Tu tiempo es oro, si eres autónomo lo es aún más, tiempo que no dediques a tu profesión es tiempo perdido. No quiero decir con esto que estés 24/7 a tu negocio, hay que tener tiempo para todo, lo que quiero decir es que el tiempo que dediques a tu negocio como arquitecto sea de verdad bien empleado.

Todo aquello que en realidad te esté alejando de tu objetivo es grasa pura y dura y hay que adelgazar ese tiempo. Si empleas 8 horas al día en tu estudio o bien lo dedicas en tu casa asegúrate de que son para alcanzar tu objetivo: ese plano, esa memoria de calidades, ese render... enfoca bien y no malgastes tu tiempo.



3. Tu trabajo en la red


Evidentemente, creo que poco hay que explicar. Necesitas una página web. ¿Qué haces que todavía no tienes una?, probablemente sea el mejor portal como para ganar dinero como arquitecto autónomo. Estos ya no son los tiempos de Mies van der Rohe, Le Corbusier, Wright, Neutra... a esos les llovían los encargos sólo por el boca a boca, ahora no, te tienes que dar a conocer, una web, un blog, twitter, facebook, por favor tienes que ponerte las pilas en este aspecto.

Muestra lo que has hecho, haz un formulario de contacto, vende tus servicios, hazte un portfolio, recopila tu información y haz e-books, ¡monetiza tus páginas!.



2. Aumenta el volumen de trabajo


Siempre he sido de la idea de hacer muchos trabajos baratos que uno muy caro. No siempre se tienen muchos encargos pero si hay que decidir prefiero hacer 100 que me den 100 euros cada uno que uno de 10.000, porque si éste te falla no tendrás nada y tu volumen de trabajo será cero.

Probablemente lo mejor para aumentar el volumen de trabajo será reducir tus honorarios, ya sabemos cuánta competencia tenemos, pero cuidado siempre hay un mínimo por el que podrás trabajar para no incurrir en gastos.

Os dejo aquí un par de entradas que escribí hace tiempo acerca de los honorarios de un arquitecto: ¿Cuánto gana un arquitecto en España? y Honorarios mínimos para arquitectos por si te quieres hacer una idea.



1. Aumenta tus honorarios


¿¿¿Cómo???, ¿¿¿Pero qué dices???. Has oído bien, tu trabajo tiene un precio y sí, ya sé que te acabo decir que reduzcas tus honorarios para aumentar tu volumen de trabajo.

Efectivamente no es tontería lo que te acabo de decir, probablemente para empezar tendrás que reducir tus honorarios para poder tener tus primeros encargos, ganar experiencia de obra, de proyectos, de trato con el cliente, todo eso está muy bien.

Pero supongo que querrás salir de casa de tus padres, ¿no?, ¿Sabes lo que cuesta ser mileurista con esta profesión?, pues eso, haz tus cálculos, cuanto cuesta tu profesión, cuántos proyectos tienes... al final te harás un nombre, tendrás una cartera de clientes y de éstos surgirán otros, no mendigarás trabajos, te serán solicitados y tu experiencia y tu saber hacer y todo lo que puedas aportar que no podrá cualquiera te hará ser mejor en tu profesión y destacar.

No tengo más que decir, todos sabemos lo que da Seat y lo que da Ferrari. Eso sí, hazlo con cabeza, no te salgas del mercado.

Pablo.

5 comentarios:

  1. Muy interesante el artículo, muchas gracias por compartir esta información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer y comentar.

      Es un placer poder ayudar a compañeros de profesión.

      Eliminar
  2. Hola, me gustó mucho el artículo, actualmente yo me desempeño como diseñadora de interiores y a veces se me ha presentado la oportunidad de ofrecerle al cliente el servicio de buscar recubrimientos y mobiliario, pero regularmente yo cobro una módica cantidad por éso, y me pierdo del descuento que tengo como diseñador, ya que los proveedores me comentan que tendría que facturarse el material o mobiliario como si yo fuera el cliente, y la verdad me he perdido de muy buenas ganancias, porque no he querido "inflar" los precios que me da el proveer y le paso a mis clientes la cotización directamente. Mi duda es, ¿como puedo plantearle al cliente que esa compra la tengo que facturar yo y no ellos directamente? porque siento que inmediatament van a pensar mal. Espero me puedas ayudar. Saludos desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edith! y gracias por comentar. La verdad es que tratar con el cliente siempre es complicado. Probablemente la primera vez que hables con un cliente solo puedas entrarle por el precio y no por la calidad de tu servicio o las garantías que le de un profesional.

      En el caso de diseñadora de interiores y teniendo en cuenta que la responsabilidad civil por la obra no va a ser tuya (por lo que tendrás un gasto menos) igual sí te interesaría hacerte cargo de la inversión tanto de diseño como de la ejecución y la compra de material. Para eso tendrás tú que comprar el material y luego añadirle un beneficio industrial a cada partida en el que estarán incluidos tus honorarios como diseñadora, la gestión y la ejecución. Evidentemente necesitarás una bolsa de dinero para poder hacerlo (¡y un buen contrato para estar cubierta y que no dejen de pagarte!).

      La otra manera es que el cliente haga el contrato a parte con las empresas instaladoras (cuyas partidas de obra ya tienen el beneficio industrial y de donde sacan su dinero) y tu incluyas después tus honorarios por el diseño o la dirección de la obra.

      Espero haberte ayudado.

      Muchas gracias!

      Eliminar
  3. Mil gracias por tus consejos. Simplemente prácticos y aplicables también para nosotros en México. Mucho éxito!

    ResponderEliminar

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...