viernes, 31 de octubre de 2014

Pedir perdón por cobrar



Estos últimos años de crisis están siendo un poco complicados, todos sabemos a estas alturas las causas y sus consecuencias y cómo ha afectado en especial al sector de la construcción. Sin embargo estamos llegando a unos puntos que yo no había visto jamás, suplicar que te paguen lo que te corresponde.

La verdad es que en casi todos los encargos que he tenido me ha pasado de una u otra manera que llegado el momento de recibir los honorarios, o la parte que tocara de éstos, surgía algún problema. "No me ha llegado la factura, en cuanto llegue te pago", "No, si ya hice la transferencia, ¿no te ha llegado aún?", (parece que internet siempre da problemas cuando hay que pagar), "Es que ahora ando un poco mal, ¿puedo pagarte la semana que viene?"... Imagino que a muchos autónomos os ha pasado en alguna ocasión. 



He hablado en otras ocasiones de que la única herramienta que tenemos para defendernos de esto es haber hecho un buen contrato que establezca los deberes y los derechos de cada una de las partes, sin embargo ni en ese supuesto te puedes librar de que te ocurra. ¿Qué podemos hacer entonces?.

Algunos estaréis pensando que lo mejor es tirar de contrato y llevar hasta las últimas consecuencias lo que en él pusiera. Otros pensaréis que lo mejor es llamar la atención de nuestro cliente para que se comprometa a cumplir con lo que se acordó y dejar en sus manos que pague lo antes posible. En cualquiera de los casos nos va a tocar esperar a cobrar.

Por supuesto depende del tipo de trabajo que estemos desempeñando. Como arquitecto hay algunos trabajos en los que nosotros podemos meter presión porque el cliente es el primer interesado en tener lo que nos ha pedido. Se me ocurre como ejemplo una tasación inmobiliaria, el cliente necesita cuanto antes el documento para poder hacer el reparto de una herencia. En ese momento nosotros tenemos la sartén por el mango y podemos decidir que hasta que no se haga el pago no se entrega la documentación. Pero...¿qué pasa si nos hayamos en medio de una dirección de obra?.

En el caso de que nuestro trabajo se tenga que pagar por medio de hitos por ser un trabajo de larga duración, tenemos un pequeño problema. Supongamos que estamos haciendo una dirección de obra que puede llevarnos un año y se ha establecido que nos tienen que pagar en 12 veces (una por mes) la parte que nos toca por la dirección de obra. Si aquí el cliente decide dejarnos de pagar por las razones que sean nos vamos a encontrar en esa situación tan poco deseable. Nosotros nos hemos comprometido con nuestra parte, ¿por qué la otra parte no cumple?.

Por una parte no puedes dejar sin más de realizar tu trabajo, porque en el fondo quieres terminarla en el tiempo que se acordó (y que también pone en el contrato), por otra piensas en las penalizaciones que pone en el contrato por dilatación de la obra en el tiempo y además la deontología y el buen hacer del arquitecto deberían hacerte pensar que tienes que hacerlo. También cuenta que si una obra se enquista puede hacerte perder el tiempo, tu dinero y tu paciencia y eso no te lleva a ningún sitio.

Sin embargo eso no quita que no tengas tus derechos y que en cualquier momento puedas rescindir tú el contrato. Pero por tu cabeza pasan otras cosas bien distintas: "éste es un cliente interesante y tampoco puedo dejarlo escapar", "si le empiezo a meter presión en el primer mes con los pagos le voy a tener en contra el resto de la obra", "no quiero que piense que hago ésto sólo por dinero"... y por otra parte puede que sea el único encargo que tengas entre manos y no sepas cuándo va a llegar el siguiente. En ese instante no sabes muy bien cómo actuar, casi te tienes que acercar temeroso y pedirle perdón por haberle recordado que te tiene que pagar.

No tengo de verdad una respuesta para este supuesto, ójala pudiera ayudar a tantos autónomos y emprendedores que les sucede ésto continuamente, sería interesante que si tú que estás leyendo ahora éstas líneas tuvieras alguna idea la pudieras compartir con los demás.

Sólo una pequeña reflexión: Si una persona (o una empresa) te contrata para hacer un encargo grande entendemos que tiene el dinero para hacerlo. ¿En qué momento deciden que para ti no hay?, y ¿con qué motivo?.

Pablo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...