jueves, 12 de febrero de 2015

Como hacerse rico siendo arquitecto



Imagino que si has llegado hasta aquí es porque o eres arquitecto, o piensas serlo, o no sabes muy bien si podrás vivir de ello y si es así cómo hacerlo de la mejor manera posible. Lo primero que debes saber es que como cualquier otro negocio el objetivo no es tarea fácil, pero nada es imposible.

Dar los mejores servicios como arquitecto y hacer que encima éstos sean recompensados de la manera correcta no tiene nada que ver. De hecho muchas veces son conceptos radicalmente opuestos. Muchos de los grandes teóricos de la arquitectura no tienen ni idea de manejar un negocio.

Si de verdad piensas que eres un buen arquitecto no será por tus habilidades con el lápiz y el papel, será porque puedes seguir demostrándolo año a año. Eso sólo puede ser porque tu negocio sigue adelante.

Evidentemente el diseño es algo que llevamos en la sangre, no se puede negar, pero al fin y al cabo es la parte más "sencilla" de nuestro trabajo (y probablemente la más entretenida), sin embargo lo que diferencia a los grandes arquitectos de los arquitectos mediocres no es sólo una cuestión de suerte.


La falta de conocimientos financieros


Es muy triste tener que decir que los arquitectos en casi cualquier parte del mundo no tienen ni idea de cómo manejar un negocio cuando abandonan el nido de la facultad, esa es una materia que no se imparte, la única manera es aprender por tu cuenta.

Puedes trabajar para otros durante un tiempo hasta que hayas absorbido todo el conocimiento que te proyecte como empresario, puedes jugártela desde el primer momento a ver cómo se da la cosa... es tu decisión. Por supuesto llegada la hora de diseñar, nadie como tú va a poder hacerlo sea cual sea el caso que hayas escogido, eso es un punto a tu favor.



Resulta increíble ver cómo muchos arquitectos que deciden montar el negocio por su cuenta destinan más tiempo en mejorar sus habilidades y conocimientos y lo poco (o nada) que le dedican a intentar mantener su negocio de la manera más rentable.

No voy a decir que sea contraproducente hacer un máster, cursos de formación, certificados de profesionalidad... sólo faltaría. Lo que quiero decir es que no se puede descuidar lo que al final nos va a dar de comer.

Si sigues leyendo estas líneas es porque acabas de empezar tu carrera de fondo con tu estudio de arquitectura o tienes en mente hacerlo. Es probablemente uno de los pasos más importantes que vas a dar en tu vida profesional, nada va a ser más importante a partir de ahora que conseguir lo que quieres sin descuidar que intentarás siempre sobrepasar las expectativas de tus clientes.

Por un lado necesitarás sacar lo mejor de ti y de tus diseños, por otro querrás que tu estudio de arquitectura sea un referente y una buena empresa con la que todo el mundo quiera hacer negocios.

Montando un estudio de arquitectura


Hace 5 años que tengo un estudio de arquitectura, a lo largo de este tiempo mi visión de la arquitectura como negocio ha cambiado de manera sustancial. Al principio creía que los edificios que diseñaba eran mérito suficiente como para despegar en este mundo de la construcción.

Poco a poco la situación económica, los encargos, los clientes y sobre todo los compañeros han ido cambiando el prisma con el que ahora miro la profesión.

"No es nada personal, son sólo negocios", ya sabemos cómo es la sociedad en la que vivimos, lo primero es asegurar unos ingresos, todo lo demás viene después. Efectivamente, el objetivo de montar un estudio de arquitectura es el mismo que el de abrir una pescadería o una notaría, poder vivir de él y hacerlo crecer cada año que pasa.

Puede sonar muy duro, pero conseguir dinero (todo el que se pueda) nos va a permitir hacer las cosas que nosotros queramos, tener dinero es poder decidir, es poder gestionar, es no verse obligado a tomar decisiones que no querríamos bajo ninguna circunstancia, es al fin y al cabo, tener poder.

Entonces es cuando puedes hacer aflorar tu talento, escoger qué proyectos haces y cuáles no, poder en definitiva decir que has tenido éxito. Tener éxito en los negocios te garantiza el respeto de tus clientes, incluso si todavía no los conoces, porque él te precederá.

Tu estudio de arquitectura empezará contigo pero el objetivo es crecer como lo haría cualquier negocio serio. Si tienes los clientes adecuados podrás empezar a engrosar tu cartera, expandir la cantidad y la calidad de tus trabajos y pronto empezarán las contrataciones porque te verás incapaz de sacar todo el trabajo adelante tu solo.

Tendrás que asegurarte que éstos nuevos gastos en forma de personal pueden ser pagados siempre, porque tienes una gran responsabilidad con ellos sin olvidar algo no menos importante, como propietario del estudio serás el último en recibir el dinero.

En realidad comprender la gestión financiera de un estudio de arquitectura es como comprender las normas subsidiarias de un ayuntamiento, el código técnico de la edificación o el plan general de ordenación urbana que tan acostumbrado estás.

No es más difícil que esto, así que vamos a ver algo que para muchos pasa de largo y no saben ni lo que es antes de comenzar el camino de montar un estudio de arquitectura: hacer un plan de beneficios. Una parte importante del plan de negocios. Lo que los anglosajones llaman Profit Plan.

No nos vamos a engañar, sin beneficio no hay negocio. ¿por qué si no ibas a montar uno?, si lo haces es para obtener dinero con él. Ahora veamos cuánto y cómo.

Montando un plan de beneficios


Para un estudio de arquitectura (como para cualquier negocio) que está empezando hay tres sencillos pasos que dar para tener un plan de beneficios:

Paso 1: Haz una estimación de tus gastos fijos, es decir, no incluyas aquí todo lo que vaya a depender de tus encargos (impresiones, visados, visitas, reuniones...), todos aquellos que luego repercutirán en los honorarios que cobres a tus clientes (reembolsables).

Paso 2: Establece un valor (alcanzable) de beneficios anuales. Generalmente se piensa en este valor como un retorno de la inversión (de tus gastos), es nada más y nada menos que un porcentaje. Todo el dinero y esfuerzo que inviertes en tu negocio tiene que devolverte un beneficio, si no es como pegarse de bruces constantemente con la cabeza contra un muro pantalla de bataches (el verdadero arquitecto lo habrá entendido).

¿Qué porcentaje sería el recomendado?. Un 20% es un porcentaje excelente. Si no vas a llegar a esa cifra olvídate del negocio, es simplemente absurdo. En la salida a bolsa de Aena las acciones se revalorizaron un 16%, ¿por qué demonios ibas a empezar un negocio (gastando tu dinero) si puedes obtener más rentabilidad en los mercados?, lo dicho no merece la pena por menos.

Paso 3: Suma tus gastos a tu beneficio para tener los ingresos netos. Esos ingresos netos (recuerda que sin incluir los gastos reembolsables) serán la suma total de las facturas que emitas a tus clientes.

Ejemplo de plan de beneficios


Ahora veamos un ejemplo de un plan de beneficios orientados a tener unos ingresos totales de 250.000 € en un año:

EJEMPLO DE PLAN DE BENEFICIOS PARA ESTUDIO DE ARQUITECTURA
SALARIOS





Arquitecto/a principal
1
        50.000 €
          50.000 €
Jefe/a de proyectos
1
        29.000 €
          29.000 €
Arquitectos/as
2
        22.000 €
          44.000 €
Administrativo/a
1
        19.000 €
          19.000 €

TOTALES



        142.000 €
SEGURIDAD SOCIAL



          15.000 €
GASTOS GENERALES




Alquiler del local
          16.000 €
Servicios
            6.000 €
Telefonía
            1.000 €
Equipos (adquisición/mantenimiento)
            5.000 €
Envíos de paquetería
            1.000 €
Publicaciones
            1.333 €
Seguro de responsabilidad civil
            7.000 €
Material de oficina
            2.000 €
Viajes
            4.000 €
Impresiones
            1.000 €
Marketing
            4.000 €
Varios
            3.000 €

TOTALES



          51.333 €

GASTOS TOTALES



        208.333 €
OBJETIVO DE BENEFICIOS

20% de los gastos totales
          41.667 €
Ingresos Netos Anuales



        250.000 €


Alcanzando los objetivos de beneficios


Ahora que ya sabemos qué ingresos netos necesitamos vamos a ver de dónde viene. Los arquitectos ingresamos el dinero a través de nuestros proyectos y otra serie de trabajos que nuestro título nos abala.

No debería ser una sorpresa que la variable más significativa que moldeará el rendimiento financiero de nuestro estudio de arquitectura serán los salarios (gasto directo en salarios, a partir de ahora GDS), es el coste derivado de las horas empleadas en sacar los proyectos y demás trabajos adelante (horas de trabajo facturables) que viene modificado por la eficiencia de cada trabajador.

Podemos obtener fácilmente los coeficientes GDS usando este plan de beneficios. Con este coeficiente podremos saber por ejemplo cuál ha sido el rendimiento global para alcanzar los objetivos anuales, el beneficio y los complementos al salario si los hubiera para los trabajadores. Pero antes debemos conocer el ratio de eficiencia.

Ratio de eficiencia = gasto directo en salarios / gasto total en salarios

o lo que es lo mismo

gasto directo en salarios = ratio de eficiencia x gasto total en salarios

Bien, ¿cómo podemos saber el ratio de eficiencia del estudio?, cada estudio de arquitectura tiene un ratio diferente pero los de datos estadísticos muestran que el valor medio de eficiencia de un estudio de arquitectura se encuentra entorno al 65%. Es resultado de la media de todos los trabajadores (incluyendo al arquitecto jefe del estudio). 

Puede que el dueño del estudio dedique sólo un 50% (20h/40h) de su tiempo en sacar los proyectos adelante (realiza otras tareas) mientras que los demás integrantes pueden alcanzar un 95% de eficiencia en sus tareas. Evidentemente y como puedes imaginarte un ratio de eficiencia más elevado se corresponde con unos ingresos finales mayores.

Es el turno de modificar el plan de beneficios de antes ajustando los valores con ese dato del 65%.


EJEMPLO DE PLAN DE BENEFICIOS PARA ESTUDIO DE ARQUITECTURA
SALARIOS DIRECTOS




 142000 x 0.65
     92.300,00 €
COSTES INDIRECTOS




salarios indirectos
 142000 X 0.35
     49.700,00 €
seguridad social
        15.000 €
     15.000,00 €
gastos generales
        51.333 €
     51.333,00 €
TOTALES



  116.033,00 €





TOTAL SALARIOS INDIRECTOS + COSTES INDIRECTOS
  208.333,00 €
OBJETIVO DE BENEFICIOS

20% de los gastos totales
          41.667 €
Ingresos Netos Anuales



        250.000 €


Como podemos ver en el tabla el gasto en salarios total es de 142.000 € pero como el ratio de eficiencia es del 65% el gasto directo en salarios es de 142.000 € x 0,65 = 92.300 €.

A pagar del coste directo en salarios:                     92.300 € / 92.300 € = 1.00
A pagar de los costes indirectos:                              116.033 € / 92.300 € = 1.26

Lo que nos da un umbral de rentabilidad combinado de 2,26 para el caso que estamos viendo.

Asique nuestro umbral de rentabilidad será ese número obtenido (2,26). Es un número muy importante que puede determinar por ejemplo el número de horas facturables y lo que debería producir cada trabajador en esas horas.


RELACION COSTES - TARIFAS DE FACTURACION IDEALES

Arq. Jefe del estudio
Jefe de proyectos
Arquitecto 1/2
Salario bruto
                 50.000,00 €
                 29.000,00 €
                 22.000,00 €
Seguridad Social
                   5.000,00 €
                   5.000,00 €
                   5.000,00 €
Coste neto/año
                45.000,00 €
                24.000,00 €
                17.000,00 €
Horas totales/año
2080
2080
2080
Vacaciones/días propios [h]
192
192
192
Horas netas anuales
1888
1888
1888
Coste neto/hora de trabajo
24
13
9
Umbral de rentabilidad
2,26
2,26
2,26
Facturación ideal
54
29
20


Es decir, si vemos los datos y partiendo de la base que el ratio de eficiencia será del 65% deberemos remunerar cada hora de trabajo al jefe del estudio con 54 €, al jefe de proyectos con 29 € y a los arquitectos con 20 €.

Pero la pregunta sigue estando en el aire, ¿cómo podemos hacernos ricos siendo arquitectos?, evidentemente la respuesta es facturando más, aumentando los ingresos totales anuales. El ejemplo para el plan de beneficios es de 250.000 €, con un beneficio neto del 20% pero con esos datos, ser millonario (en euros) y suponiendo que el jefe del estudio no tuviera ningún gasto debería trabajar 20 años para alcanzar su primer millón de euros.

El objetivo sin duda es aumentar cada año el objetivo de ingresos (300.000 €, 400.000 €, 750.000 €...) como lo haría cualquier negocio. Evidentemente unos ingresos mayores suponen también unos gastos proporcionales (directos e indirectos).

Para ello no va a quedar otra que conseguir una cartera de clientes cada vez mayor. Sí, sin duda ese es el secreto, cuidar a tus clientes y salir en busca de otros nuevos porque ciertamente lo difícil es empezar, pero cuando lo hayas hecho (y si has cuidado tus primeros clientes) poco a poco se irán sumando más a la lista más importante para tu negocio, la de las personas que hacen que tu estudio funcione.

Pablo.

2 comentarios:

  1. ... y tanto caminaba la lechera con estos pensamientos que tropezó con una piedra con tan mala suerte que se le cayó el cántaro de leche derramandose toda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues iluminanos tu. Por lo menos el autor se ha molestado en escribirlo...

      Eliminar

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...