viernes, 27 de febrero de 2015

Me hago empresario...PARTE 1

Pues si, sin paños calientes, he decidido probar en el mundo de los negocios, y os voy a tratar de contar la experiencia que estoy viviendo.
La línea de salida.

La verdad es que llevo un tiempo sin escribir porque estoy volcado en este nuevo proyecto, sin desatender mi profesión, que hoy por hoy es lo que me da de comer. He estado pensando en esta entrada y quiero empezar a adelantar lo que estoy viviendo en el momento de arrancar el negocio, he de decir que que aun no hay nada consumado, pero que la decisión de hacerlo realidad es firme.

En este punto y antes de meterme en materia voy a hacer una primera e importante apreciación, creo que mis (nuestros) conocimientos como técnico (s) pueden ser de mucha utilidad no solo para saber donde te estas metiendo, sino para ahorrar en costes, aunque también tenemos cosas en contra.

Pero vamos por partes...



La idea.

La idea.
Este es el primer punto donde me he aprovechado de mis conocimientos.

Durante el pasado año 2014 realicé dos implantaciones de actividad para un cliente, se trataba de dos tiendas de la misma marca comercial, en diferentes ubicaciones.

El hecho de que mi posición fuera de intermediario entre el cliente que iba a explotarlo y el dueño de la marca me permitió conocer muy a fondo el funcionamiento de la marca y de una tienda en particular. He podido empaparme directamente de los resultados de campo del negocio por mi amistad con el cliente, cosa que no hubiera logrado si no hubiera realizado un buen trabajo.

INCISO: en su tienda logramos un informe favorable de la CCPHAN sin tener que restaurar a su estado original una de las fachadas que tenía el local, tenía acceso por dos calles, lo que le ahorró unos 15 mil euros en obra.

Mientras tanto contactamos (somos 3 socios) con la central de la marca para saber más datos sobre el modelo de negocio: inversión, costes, rentabilidad, local necesario, etc, resultado: un sinfín de datos para analizar y valorar.

Pero como os he dicho ya estaba decidido, así que pasé al siguiente escoyo, financiación.


La financiación.

He de decir que este es un tema a mover en paralelo a la búsqueda de ubicación, pero empezaré por este ya que es hasta el momento el que más problemas me ha dado. Si en el punto anterior me había aprovechado de mi profesión en este supuso una desventaja, una de cal y otra de arena...

Te dirán: "Lo primero que se necesita para montar un negocio es dinero", y así es, la cantidad pues depende del modelo de negocio y del bolsillo de que dispongas.

En mi caso digamos que es una cifra que casi me permitiría comprarme un Alfa Romeo 4c, no es una cifra disparatada pero como no disponía de ella tuve que recurrir al banco para conseguirla. En este punto os doy el primer consejo, pedid la financiación a más de un banco al tiempo, en todos os van a pedir la misma documentación para estudiar vuestra propuesta y es tiempo que ganáis por si en otro os dicen que no.

Ni que decir tiene que debéis acudir a los bancos con los que soléis trabajar, si vais a uno de nuevas pues no creo que tengáis mucho que hacer, yo personalmente acudí a solicitarlo en dos entidades

Iluso de mi pensé que en La Caja (no diré el nombre pero el que sea de este mundo lo sabrá...) tendría más facilidades debido a mi profesión, pero no fue así, incluso para esta entidad soy (somos) profesión de riesgo por ser autónomos, y eso que les presenté previsión de pago hasta de organismos públicos.

Al final este punto lo tengo resuelto con unas buenas cifras, eso sí, como nadie me quita ser profesión de riesgo he tenido que buscar avalista.


El local.

Este sí que es un punto fuerte en mi caso.

Mi trabajo diario consiste en que un cliente me presente un local y las necesidades que tiene para su negocio y sea yo luego el que le diga si a unas cosas, no a otras, esto mejor así, vamos, que le verifique la viabilidad de la implantación de su actividad.

Para poder contestar a todas las preguntas hay que tener muy claro el tipo de actividad que se quiere montar y sobre todo el edificio que estas manejando, ya que puede ser desde una implantación muy simple a un auténtico tormento si el edificio está catalogado.

En mi caso el edificio es de estos últimos, de los difíciles, y lo bueno es que desde la primera visita se hasta donde puedo explotar el local para que se adecue a nuestras necesidades sin que pueda perjudicar o entorpecer la obtención de licencia.

Es una gran ventaja no depender de nadie para saber lo que puedes o no hacer.


La negociación.
La negociación.

Reconozco que esta parte se me escapa un poco. He tenido la suerte de dar con un socio que se desentiende bastante bien en este tema por experiencia personal y está llevando un poco la batuta en esta parte del proyecto.

Para cerrar un buen precio por el local pretendido hay que pelear cada condición de primer borrador que te hace llegar el propietario. El te pedirá el oro y el moro, IBI, subida de IPC, comunidad, gastos... Algunos de ellos si son razonables y asumibles, pero otros son los que digo que hay que negociar para que en años sucesivos no se te vaya disparando el precio del alquiler.


Y hasta aquí os he relatado en que punto estoy de esta aventura empresaria, en cuanto avance un poco más la cosa escribiré otra entrada con los siguientes pasos que he ido dando.

No tardará mucho, ya que la firma del contrato de arrendamiento será seguramente la semana que viene.

Muchas gracias por leerme. Hasta dentro de poco...

EDITO... Me hago empresario...PARTE 2


Ricky.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...