martes, 10 de noviembre de 2015

Esas llamadas (de desconfianza) que me encanta recibir de los clientes.

Zas, en toda la boca!!!

Normativas y más normativas...
Y es que no se me ocurre mejor manera de definir lo que os voy a contar en esta entrada. Os pongo en antecedentes.

Se trata de una licencia que estamos haciendo para un comercio de alimentación. Comprenderéis que no quiera dar demasiados datos. Se ubica en un barrio complicado porque está afectado de una Zona de Protección Acústica Especial, una ZAP, ya son bastantes pistas.

Se trata de normativas muy específicas para las actividades de la Ley de Espectáculos y Actividades Recreativas (LEPAR), y son muy restrictivas. Esta en concreto hace hincapié en dos elementos que la actividad debe poseer, un vestíbulo acústico y plazas de aparcamiento.

El tema de las plazas de aparcamiento no era problema ya que junto con el alquiler del local les correspondían plazas de aparcamiento para cubrir las necesidades de la normativa. El problema viene por el tema del vestíbulo, que sumado a que el local debe ser accesible, supone una pérdida considerable de m2 de superficie de venta en favor de un elemento constructivo que no proporciona ningún beneficio a la actividad.


A todo esto cuando surgió cuando ya tenemos certificado de conformidad de la ECU para la actuación: obras y actividad, y hacía 3 semanas que les había explicado la obligatoriedad de poner el vestíbulo.

Resulta que me llama un cliente la semana pasada y me dice:

- "Oye Ricardo, es que he hablado con una amiga mía arquitecta que trabaja en un estudio de arquitectura muy importante, y me dice que no conoce ninguna normativa en la que diga que tenemos que poner vestíbulo acústico en el local.

Me ha dicho que el local tiene muy poco aforo como para tener que ponerlo y que seguro que podemos evitarlo, lo mismo deberíais hablarlo".

Imaginad mi cara de incredulidad. En estos momentos me entran ganas de contestar desde el corazón y no desde la cabeza, pero te aguantas y tratas de justificarte. Eso, sumado a la sensación de falta de confianza en mi trabajo resulta de lo más frustrante. Tragas saliva y piensas una cosa y dices otra:

- Lo que dices: "XXX, te voy a reenviar el correo de hace unas semanas donde os adjuntaba la normativa que afecta al local y verás que es completamente obligatorio por el tipo de actividad para nuevas implantaciones. Además está más que hablado con la ECU y no hay manera de evitarlo.

Respecto a lo que me comentas de tu amiga me parece que no debe conocer la ZAP que nos afecta, porque no tiene nada que ver con el aforo del local, sino con la ubicación del local. Estamos justo en la ampliación del año 96 que se hizo de esta Norma".

- Lo que piensas: "Me parece que tu amiga está muy perdida y tiene carencias muy importantes de normativa que yo no tengo porque explicarle".

Después de explicar y re-explicar, parece que se quedó todo aclarado, por lo menos hasta que seguramente lo comente con su amiga y ambas se queden tranquilas. Esto fue la semana pasada y no he vuelto a recibir ninguna llamada así que así debe ser.


Conclusión.

Yo no digo que posea todos los conocimientos, al contrario, aun me falta mucho por aprender en cuanto a una normativa que está continuamente actualizándose por parte del Ayuntamiento y demás organismos (para complicar las cosas cada vez más). Lo que si que os puedo asegurar es que en ciertos barrios de Madrid no me van a pillar en ningún renuncio en la implantación de ciertas actividades.

Pero lo que más me molesta, o duele, es esa falta de confianza en mi trabajo. Si de verdad acudiste a nosotros porque nos recomendaron y te dijeron que sabíamos lo que hacíamos, ¿por qué de repente flaquea tu confianza y buscas segundas opiniones?.

No digo que no se puedan hacer consultas paralelas, al contrario, como he dicho no tengo todos los conocimientos, pero si te he puesto el OK a la actividad encima de la mesa por algo será.

Mientras el volumen de trabajo no nos permita seleccionar a los clientes con los que si o con los que no queremos trabajar seguiremos aguantando y haciendo gala de toda la diplomacia de la podemos disponer.

Ricky.


2 comentarios:

  1. Y ademas esos tan listos son los quye van tirando los precios por ahi....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de los precios es otro mundo a parte. Tan culpable es el que aprieta para bajarlos como el que consiente y los baja. No beneficia en nada a la profesión. Un saludo.

      Eliminar

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...