sábado, 24 de septiembre de 2016

¿De qué color pinto mi salón?. Colores para salones, las claves para acertar según tu tipo de salón.

Colores para salones. De qué color pinto mi salón.

Si has llegado hasta aquí es porque estas pensando en cambiar el color de tu salón. Colores para salones hay infinitos, y como se suele decir, para gustos los colores.

Como éste es un blog de arquitectura creo que te puedo dar algunas pautas para que aciertes con la pintura más adecuada en función del ambiente que quieras conseguir. Al fin y al cabo quien escribe, un servidor, es arquitecto.

Imagino que ya has estado navegando por la web, o has estado en casa de un amigo o en un hotel recientemente y tienes algunas ideas acerca de lo que quieres hacer.

Habrás visto un millón de ejemplos de decoración de salones y tienes una vaga idea de lo que pretendes hacer en tu salón.

No hay que dejarse llevar por todo lo que se ve en la web. Muchos de los ejemplos que vemos habitualmente simplemente son irrealizables en nuestro espacio  porque no tiene las mismas condiciones de luminosidad, ni de forma, ni de tamaño que las que encontremos por internet.



Así que, antes de nada, lo primero que tenemos que saber es cómo es nuestro salón. Cuánta luz tiene, dónde están los accesos, su tamaño, la forma... Todos estos factores van a ser importantes a la hora de decidir de qué color pintar nuestro salón.

Factores clave que influyen a la hora de escoger colores para salones.

  1. La luminosidad.

Sin lugar a dudas la luminosidad es el factor más importante. No es lo mismo un salón que tenga un ventanal que de al exterior y ocupe más de la mitad de la fachada, que un salón interior con un ventanuco a un patio. Por supuesto influye también la luz artificial, evidentemente no es de día las 24 horas.

A esto hay que sumarle que muchas de las horas que pasamos en el salón suelen ser de noche por lo que éste es un aspecto también a tener en cuenta.

Colores para salones. Luminosidad.
La luminosidad es lo más importante antes de escoger el color de tu salón.

Imagino que ya habías pensado que la luminosidad es un factor relevante, probablemente suponga casi el 100% de la importancia a la hora de escoger un color para tu salón. Al fin y al cabo sólo somos capaces de ver los colores cuando la luz rebota sobre ellos.

En general y si no hay otro factor determinante, cuanto menos luminoso sea tu salón tendrás que escoger colores más claros. Al contrario, si dispones de un salón con muchísima luminosidad podrás escoger una gama más ambiciosa de colores.
  1. El tamaño.

El segundo factor más importante y directamente relacionado con el primero, aunque quizá no de la manera en que te lo imaginas. Puede ser que tengas un salón muy pequeño sin embargo tengas una ventana que llegue de suelo a techo y ocupe todo el ancho del salón.

Eso hará que probablemente sea muy luminoso. Pero, ¿y si resulta que no tenemos grandes huecos al exterior?. Efectivamente, el problema lo encontramos cuando además de ser un salón pequeño tiene poca luminosidad.

De la misma manera que en el punto anterior si además de ser pequeño resulta poco luminoso tendremos que escoger colores más claros. Pero ¿qué pasa si es muy luminoso pero aún así es pequeño?, ¿podemos escoger colores oscuros?.

La verdad que como arquitecto no te lo recomiendo en absoluto. El volumen de todo el salón es muy importante.

La influencia del color en la percepción de los espacios es demasiado importante como para no tenerla en cuenta. Los colores oscuros hacen los espacios más pequeños, más angostos, más estrechos y en general más agobiantes.

Esto lo podemos ver fácilmente en algunos locales de ocio nocturno como discotecas, que en el fondo lo que buscan es que el espacio no parezca tan grande para estar dar la sensación de estar más cerca de la gente (marketing del color).
  1. La Forma.

Puede ser que tu salón tenga más de 50 m² y sin embargo tenga una forma extraña debido a la estructura del edificio o al paso de las instalaciones, lo que en el fondo lo convierte en una sucesión de espacios estrechos pero que están conectados.

Al igual que antes si piensas que tu salón es demasiado estrecho no deberías escoger colores muy oscuros.

Al contrario sí cuentas con un salón de planta cuadrada puedes arriesgarte mucho más con colores más atrevidos o incluso con mezclas de colores en el mismo espacio sin temor a que resulte inquietante.
  1. Accesos al salón.

Si bien no es un punto tan importante como los tres anteriores no deja de tener su nota de relevancia. Las pinturas para salón se aplican sobre las paredes y techos pero, ¿qué pasa si la mayoría de las particiones que delimitan el salón están ocupadas por accesos?.

Pues que el aire no se puede pintar y al final la superficie de color que hayamos escogido para nuestro salón estará muy reducida (con esto me refiero a pasillos, a otras estancias o incluso a la puerta de entrada). 

Generalmente cuando pasamos tiempo en el salón tenemos el resto de las estancias apagadas lo que hace de por sí que ese espacio que ocupa el acceso se convierta en un color oscuro. Como ya hemos visto antes esto puede hacer que tu salón parezca más pequeño de lo que es en realidad.



Colores de salones según los ambientes que queramos crear


Después de haber visto todos los factores clave que pueden determinar cuáles son los mejores colores para salones según sus condicionantes, ahora vamos a introducir la idea que tenías en tu cabeza que no es ni más ni menos que el ambiente que quieres conseguir.

Existen muchos tipos de salones; modernos, clásicos, rústicos, industriales, vintage... Todos obedecen a algún tipo de decoración que en el fondo es lo que buscas para el espacio más importante de tu casa.

Colores para salones. Salón rústico.
Salón de ambiente rústico

Cada una de estas decoraciones tiene asociada alguna gama de colores en particular. Por ejemplo los colores para salones modernos pueden ser un poco más atrevidos en general que los colores de salones clásicos o los colores de los salones nórdicos.

Cada uno de estos ambientes obedece a unas reglas que los hace singulares. Por ejemplo en la decoración mediterránea se intenta crear al mismo tiempo frescura y calidez intentando llenar de vitalidad y color todas las estancias.

Por otra parte , en los salones nórdicos no sólo es importante los colores muy claros sobre las paredes sino sobre todo el mobiliario y los accesorios del salón.

Es por una razón evidente. En Suecia, Dinamarca, Islandia y en el resto de países nórdicos tienen muy poca luz durante mucho tiempo (hablamos de meses). Por esto se ven obligados a hacer que toda la que sea capaz de entrar rebote sobre colores claros para así maximizar la cantidad de luz que tienen dentro de las estancias.

Colores para salones. Salones nórdicos.
Ejemplo de salón nórdico. Maximizando la luminosidad.

Si por el contrario estas buscando un ambiente de tipo japonés necesitarás un lugar que al mismo tiempo sugiera calma, paz y que inspire descanso y relax. Un poco más adelante te explico que sensaciones provocan algunos colores al estar rodeado de ellos, esto te guiará para configurar el ambiente que buscas.

En cualquier caso e independientemente del ambiente que quieras conseguir todos llevan asociado alguna gama de color en particular. Te aconsejo que te informes bien acerca de cuáles son los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de conseguir el estilo que buscas.

Personalmente y como arquitecto te aconsejo que no intentes mezclar varios ambientes en una misma estancia (sobretodo si es pequeña), esto no funciona tan bien como la comida fusión de los cocineros con estrellas Michelín. Si no lo manejas adecuadamente te puede quedar un resultado desastroso.



La importancia del suelo a la hora de escoger un color para tu salón.


Este es otro de esos puntos importantes que mucha gente no tiene en cuenta a la hora de escoger la pintura adecuada para su salón.

Muchas veces escogemos simplemente el suelo que nos gusta, bien sea una tarima, una madera natural, un suelo cerámico o porcelánico, de gres... Sin tener en cuenta cual va a ser el resultado global una vez haya sido instalado, las paredes pintadas y el mobiliario colocado.

Es muy importante saber con qué tipo de suelo vamos a contar a la hora de escoger un color para nuestro salón. Quizá no podamos escoger porque no vamos a cambiar el suelo del salón, así que es un factor fundamental saber cuál es la tonalidad del suelo que ya tenemos.

El color del suelo influye de la misma manera que el color de las paredes en nuestra concepción general sobre el espacio del salón. Es decir, un suelo más oscuro hará que nuestra percepción sobre el espacio nos indique que estamos en un lugar más angosto de lo que realmente es.

Esto no quiere decir que no se pueda combinar un color claro para las paredes con una madera natural oscura.

Por ejemplo, si estamos buscando un ambiente rústico, un suelo de madera natural junto con un mobiliario de madera restaurada y quizá unas vigas (o falsas vigas) también en madera pueden contrastar perfectamente con un color para salón rústico de una gama clara.

Si lo que estamos buscando es un ambiente más moderno podemos combinar muchos colores tanto en las paredes como en el suelo. Los colores para los salones modernos pueden ser mucho más atrevidos ya que el ambiente que se intenta conseguir es algo más vivo y que busca más contraste.

Por ejemplo podríamos escoger algún verde o algún azul y al mismo tiempo intentar jugar con estas tonalidades en el resto de los elementos que configuran el salón, por ejemplo con el sofá, la mesa, las sillas y el resto del mobiliario.


Colores para salones modernos

Si estás pensando en escoger un color para tu salón algo más agresivo porque quieres un salón moderno tendrás que tener algunas cosas en cuenta.  A lo largo de mis estudios de arquitectura he podido estudiar la influencia del color psicológicamente en las personas.
A principios del siglo XX se creó la famosa escuela Bauhaus en Alemania que reunía a todo tipo de artistas: escultores, arquitectos, fotógrafos, pintores... Uno de ellos, Johannes Itten escribió en su libro "El arte del color" cómo combinar los colores, como usar la asociación de colores,  el enfoque sobre la creación de la armonía con el color y en general en cómo afectaba psicológicamente a las personas al estar en presencia de un color. Aunque desde el siglo XVIII ya se había estudiado los cambios anímicos a través de los colores, fue a partir de entonces cuando se le dio la importancia que se merecía.
Te dejo aquí otro artículo que escribí hace tiempo reflexionando un poco acerca de la percepción de los colores. No te voy a aburrir acerca de estudios complejos pero sí te voy a dar unas pautas para que sepas cómo puede influir la elección del color para tu salón en las emociones de los que estén en él. Así que vamos al lío:



Como ya sabrás la paleta cromática se puede dividir en colores cálidos y colores fríos. Los primeros se suelen utilizar en lugares donde no se espera o no se quiere que las personas estén mucho tiempo.

Por ejemplo, en restaurantes de comida rápida se suelen utilizar colores como el rojo, el naranja, el amarillo... Estos colores provocan cierta inquietud cuando te rodean, pueden incluso elevar tu presión arterial, el deseo o la excitación.
Para el caso de la comida rápida es muy útil, vendes rápido y dejas hueco para el siguiente. Imagino que esto no es lo que quieres para tu salón, ¿no?.

Los colores fríos sin embargo trasmiten más tranquilidad. No es casualidad que muchos de los hospitales de todo el mundo tengan sus paredes pintadas con verdes o azules, combinando con blancos para dar más luminosidad.

El caso concreto del verde es muy llamativo, probablemente porque nos recuerda la naturaleza y eso hace que nos sintamos más desestresados al mismo tiempo que puede bajar nuestra presión arterial mientras nos provoca una sensación de frescura.

Colores para salones modernos. Verde, tranquilidad.
Colores para salones, el verde aportando frescura y tranquilidad.



Pintar el salón de tu casa

Una vez hayas escogido el ambiente y por fin el color para tu salón sólo queda pintar. En el fondo es algo que tampoco es tan difícil y puedes hacer por ti mismo, aunque siempre queda la opción de contratarlo a un profesional.

Puedes ver algunas tonalidades por internet pero ten en cuenta que nunca van a quedar exactamente igual que como las ves en la pantalla, serán similares pero nunca iguales. Es algo fundamental.

En mi experiencia profesional te diré que muchas veces las personas piensan que va a quedar de una manera y finalmente queda de otra después de haberlo visto en internet y luego pintado.

Como ya sabrás aproximadamente que tonalidad quieres darle a tu salón lo mejor es que le pidas al profesional (o lo hagas tu mismo), que te haga unas cuantas muestras sobre la misma pared que vayas a pintar. Así te harás una idea de cómo va quedar.

Ten en cuenta algunas cosas: tendrás que ver las muestras tanto de día como de noche porque varían, como ya hemos comentado, en función de la luz que les llegue. Deja pasar un par de días desde que se aplica la muestra hasta que se seca, ya que no es lo mismo una pintura recién colocada que una pintura bien agarrada a la pared.

Por otra parte, si tu presupuesto es algo más reducido quizá decidas pintártelo tú mismo. No es una mala opción ya que tampoco es algo muy complicado, por lo que si tienes tiempo y ganas de hacerlo, adelante.

En ese caso tendrás que buscar la pintura para luego aplicarla tú mismo. Hay muchas tiendas físicas donde puedes conseguirla, por supuesto también lo puedes hacer online, te lo llevan a casa y te ahorras el viaje. Te dejo por ejemplo el enlace de búsquedas de pintura de la tienda online más importante del mundo.

Espero que te haya ayudado y que con estas claves hayas podido escoger entre las infinitas opciones que hay de colores para salones. Aunque ya lo sabes: "para gustos, los colores". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina libremente. Añade aquí tu comentario.

Seguro que también te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...